El fracaso deportivo y económico del fichaje de Gelson Martins

Fotografía: OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images
OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images

OPINIÓN. El jugador nunca convenció al entrenador, algo que tampoco es llamativo vistas sus condiciones. No costó nada, de primeras, pero luego el club ha pagado 22’5 millones por él en una operación que no ha reportado nada en lo económico y que ha limitado en lo deportivo.

El fichaje de Gelson Martins por el Atlético de Madrid pareció siempre una incorporación innecesaria desde el prisma deportivo. Por las características del jugador y el habitual sistema de Simeone, parecía imposible que jugador y técnico encajaran sus perfiles en un terreno de juego y lo que siempre se intuyó, ha terminado cumpliéndose.

- Publicidad -

Gelson, extremo eléctrico, inconsistente e imprevisible, con muchas lagunas tácticas que habría costado mucho tiempo macerar, nunca debió llegar al Atlético para jugar un papel importante. Nunca vino para eso, de todos modos. Si bien es cierto que a coste cero y siempre y cuando nunca molestara podría verse como un win-win, la realidad es que el futbolista, cuyo caché sigue siendo elevado por ser siempre la estrella lusa de su generación, trastocó los planes deportivos del equipo y ahora el rendimiento económico puede ser nulo. Quizás el Atlético buscó en su desparpajo y su reino en el caos (algo que tampoco pudo demostrar) algo así como lo que en casos puntuales le aportó Carrasco, pero no fue el deportivo el mayor aliciente del traspaso.

Hablando mal y pronto, el Atlético buscó en el luso un modelo de ganar dinero fácil. Una operación ideal para todos aquellos adictos al Football Manager. Un jugador que llegaba con la carta de libertad tras el motín que había estallado en el Sporting, con un valor de mercado atractivo para en unos peses poder sacar un buen pellizco. El caso es que, con el proceso del equipo lisboeta en los juzgados, con el precedente de Rui Patricio, quien se fue a los Wolves de manera exacta y con lo que estaba dictando la justicia en torno al club, quedaba claro que el Atlético iba a tener que acabar desembolsando dinero por un jugador que, en enero, apenas había disputado 400 minutos a las órdenes de Simeone, con el que ya había tenido sus diferencias y que raramente se iba a volver a poner la camiseta del Atlético.

Gelson vino gratis, entendiendo por coste cero que el club pagó 5 millones de euros de prima por fichaje según la información de Record y le puso un salario de 3 millones netos al año (6 brutos) por temporada. Al final, además, el Atlético tuvo que pagar 22’5 millones de euros por el jugador, según informó el Sporting Portugal al Mercado de Valores luso en una operación que, en su primer año, le ha costado al club entre 30 y 33 millones de euros si sumamos salario, primas y traspaso definitivo. Si el Mónaco ha pagado parte del salario estos seis meses no ha trascendido y de ahí el margen.

- Publicidad -

Su salida, ahora, se ha pactado por unos 30 millones, según informa la mayoría de los medios. Con todo, hay quien se aventura a decir que el club ha recibido menos y quien suma la apuesta a los 35. Sea como fuere, el Atlético no ha ganado absolutamente nada con la operación para dar un valor estimado, habiendo podido ganar un par de millones o tres en el caso más optimista y habiendo perdido cerca de 10 en el más pesimista.

Y si bien la aportación del jugador al equipo fue nula, hay que decir que además con su llegada se privó al equipo de un futbolista que podría haber encajado mucho mejor en la plantilla: Jonny. Y es que, ajustado al máximo por el Fair Play Financiero, el Atlético se vio obligado a cederlo el primer año a los Wolves porque no le quedaba espacio salarial en nómina y el Atlético, que se ha tirado medio año con Saúl como improvisado lateral zurdo por las ausencias constantes de Lucas y Filipe Luis, se ha encontrado con que Jonny ha llegado a lo largo del curso a ser internacional en ese costado.

Así, nos encontramos con una operación cogida con pinzas, que no ha aportado nada en el plano deportivo pues el luso apenas ha contado para Simeone (446 minutos repartidos en 12 partidos y jugando más de la mitad del tiempo en primeras rondas de Copa del Rey) y que en lo económico tampoco ha supuesto un pelotazo. Al final, con el lío del Sporting y los despachos, casi más un problema.

Fotografía: OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS