Iván Saponjic, talento apagado por explotar

MICHAEL BRADLEY/AFP/Getty Images

OPINIÓN. El balcánico apuntaba mucho en edad juvenil. Goleador de una de las mejores generaciones de Serbia, ha seguido siempre un camino paralelo en su carrera al de Luka Jovic y puede que el Benfica busque relanzar su carrera en una operación similar. Con todo, está lejos del nivel que exige el Atlético.

Hace cuatro años, Veljko Paunovic nombró la lista de jugadores que iban a acudir al Mundial Sub20 de 2015. Entre ellos, llamó la atención de Iván Saponjic en la nómina, de solo 17 primaveras. Tenía tres años menos que el resto y le había ganado un puesto que parecía destinado a Luka Jovic. Pero lo cierto es que Saponjic, en aquella época, tenía mejores registros que el hoy jugador del Real Madrid tanto a nivel de clubes como a nivel de selecciones. Y así fue hasta hace solo unos meses.

- Publicidad -

Goleador del equipo Sub17 y Sub19 de Serbia, parecía que su presencia en la cita mundialista Sub20 solo atendía a que Paunovic tenía que rellenar la plantilla con un punta más pues Mitrovic no había podido acudir al torneo por sus compromisos con el primer equipo del Anderlecht.

Pero desde el primer partido, Saponjic fue el delantero titular de Serbia, jugando por delante de Sergej Milinkovic-Savic y escoltado por Zivkovic y Mandic o Gacinovic. Serbia ganó el torneo, Saponjic fue el máximo goleador de la selección y se le presentó un futuro brillante. Entre los 17 y los 19 años adquirió un nivel que ciertamente no parecía probable. Por su diferencia de edad, siempre tuvo que ir a la pelea. Le faltaban partidos y experiencia, que suplía con carácter y lucha.

Saponjic no es un goleador nato. Es un bregador, un jugador con mucho instinto que apenas levanta la cabeza y que penaliza mucho los errores del rival. Su altura le permite ir muy bien en el juego aéreo, pero no es que sea un bastión cabeceador ni que ese sea su mayor fuerte. De hecho, ha ido puliendo esa faceta con el paso de los años, algo lógico en delanteros tan espigados que se tienen que buscar las habichuelas con ganas y lucha antes de coger experiencia y saber estar. Tampoco es un jugador inteligente a la hora de retener balones o jugar de espaldas. Su estilo es más de gatillo fácil, de armar rápido el disparo y de pensar entre poco y nada.

- Publicidad -

Tras hacer torneos magníficos con Serbia desde la Sub17 a la Sub20, el Benfica, intentando reclutar al mayor número de balcánicos posible, se llevó a Saponjic a su filial, en una operación a muchas bandas que acabó con Jovic y Zivkovic, entre otros, también filas lisboetas. Da la casualidad que ninguno ha logrado en Portugal llegar al nivel que parecían proyectar en categorías juveniles. Zivkovic ha sido el que más recorrido ha tenido con el primer equipo, pero de momento se antoja muy pobre, mientras que Jovic tuvo que salir en una cesión de año y medio al Eintracht donde ha conseguido explotar.

Con Saponjic, el Benfica puede buscar una situación similar. El jugador no consigue desbloquear su fútbol en su filial y venderlo a un precio irrisorio guardándose un 50% de los derechos para, en caso de acabar rompiendo el cascarón, asegurarse un buen pellizco de un futuro traspaso.

Por estilo de juego, Saponjic casa a la perfección con lo que pide Simeone. Brega, lucha, no dar un balón por perdido. No es lento para su altura y no desentona nada en el juego de repliegue y contragolpe. Por su nivel actual, Saponjic no está preparado para jugar en el Atlético de Madrid.

Lo más lógico sería pensar en una cesión a un equipo de la parte baja de la tabla donde pueda pelear un puesto de titular y seguir curtiéndose. Pero con estos chicos con tanto talento nunca se sabe si la romperán de un día para otro, o si acabarán en eternas promesas.

Fotografía: MICHAEL BRADLEY/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS