Qué fue de…39. Rubén Olivera

Qué fue de Rubén Olivera
Fotografía: VINCENZO PINTO/AFP/Getty Images

QUÉ FUE DE… RUBÉN OLIVERA. Llegó en enero de 2004 y fue un absoluto fracaso, porque ni siquiera le vimos. No sabemos si era bueno, si era malo o si simplemente no valía para jugar en Europa. Gregorio Manzano apenas le dio 21 minutos, repartidos en dos encuentros.

Dos partidos y nada más. Ese fue el bagaje del jugador uruguayo en el Atlético de Madrid. Rubén Pollo Olivera, un trotamundos del fútbol, arrancó su carrera deportiva en Danubio, donde era una de las perlas de la cantera charrúa de fútbol. Un talento precoz que antes de cumplir la veintena ya había disputado más de 10 partidos con la selección absoluta de Uruguay, tanto de Copa América en 2001 como de fase de clasificación para el Mundial de 2002 (para la que finalmente se quedó fuera).

- Publicidad -

Suplente habitual de Álvaro Recoba, entonces estrella del equipo celeste, Olivera se dio a conocer al mundo en un amistoso de preparación para el Mundial ante Italia. En el Giuseppe Meazza, en algo menos de media hora, dejó unas impresiones magníficas y gracias también al buen hacer de su agente le llegaron las ofertas por todos lados. Real Madrid y Manchester United se interesaron por él, pero fue Marcelo Lippi, al mando de la Juventus, quien acabó firmando al futbolista ese mismo verano.

Perla del fútbol uruguayo, la juventus se adelantó a los más grandes fichándole cuando aún era un futbolista joven

Debutó en Serie A y en Champions, pero su adaptación europea fue muy difícil. Pasó rápidamente a jugar en uno de los grandes, en un equipo que contaba en sus filas con Pavel Nedved como competencia directa por un puesto. Un Nedved que acabaría en 2003 siendo galardonado con el Balón de Oro. Por eso, las oportunidades del charrúa en Turín fueron mínimas. Las buenas relaciones entre su agente, Paco Casal, y el Atlético, depararon que el futbolista llegara al Vicente Calderón en enero de 2004.

Pero entonces, el equipo dirigido por Gregorio Manzano estaba realizando una buena temporada y Olivera nunca entró en la dinámica del equipo. La posición de mediapunta era propiedad de Ibagaza, e incluso desaparecía cuando Nikolaidis no estaba lesionado para jugar con dos puntas y con el argentino en uno de los costados. Además, en esa demarcación, también estaba Jorge Larena, muy del gusto del técnico.

- Publicidad -

Por eso, a Olivera apenas le vimos dos partidos de rojiblanco. 21 minutos. Su debut llegó en la jornada 28 ante la Real Sociedad, en un duelo que marchaba 2-0 para los locales y en el que el Atlético necesitaba remontar. El uruguayo disputó 19 minutos y nada más salir, el Atlético recortó diferencias. Dejó buenas impresiones, pero no se le volvió a ver hasta la penúltima jornada.

seis meses en el atlético, pero solo 21 minutos de juego (2 partidos). Manzano prefería a Ibagaza y Jorge Larena

Fue ante el Zaragoza, en un partido que iba a dar la clasificación para la UEFA. Corría el minuto 88 y el Atlético vencía por la mínima 1-0. Manzano, para arañar unos segundos al crono, retiró a Torres y dio entrada al uruguayo, que debutaba al fin en el Calderón. Un minuto más tarde, el Zaragoza se quedaba con 10 y tres minutos después, el marcador indicaba que el partido había terminado en 1-2. El Zaragoza había remontado en apenas dos minutos con un jugador menos. El Atlético se quedó sin UEFA, aunque acudió en verano a la Intertoto.

Olivera volvió a la Juventus, y dejó Madrid sin que muchos supieran siquiera quién era. Había gente en el estadio que pensaba que era un muchacho de la cantera cuando se anunciaba su nombre en el banquillo al inicio de los partidos. Eran otros tiempos, donde las garras de internet no eran tan amplias. De hecho, muchos de los lectores habituales seguro que ni sabrán que un tal Rubén Olivera fue una vez jugador del Atleti.

La temporada siguiente fue muy utilizado por Fabio Capello en las filas de la Juventus para las segundas partes, pero apenas tenía 21 años y para él era mejor salir cedido donde ser importante que ser un jugador de refresco en la mitad de los partidos de un gigante de Europa. En cambio, la Juve decidió que se quedara una temporada más y pasó de jugar de manera regular a quedarse siempre esperando su momento en el banquillo. Un año perdido.

altibajos en turín, donde nunca fue titular y solo capello supo sacarle buen rendimiento

Ahí empezó un carrusel de cesiones, cada vez bajando más el listón, aunque siempre en Primera División. Sampdoria, Peñarol, Genoa, Lecce, Fiorentina… Pasó dos veces tanto por Genoa como por la Fiore, hasta que en 2014 quedó libre de su contrato con la Juventus. En 12 años como profesional, apenas solo en 2 o 3 había sido un jugador titular importante en sus equipos.

Firmó por el Brescia, luego por Latina y más tarde, ya con 33 años, se fue a probar en Liga de de Quito, de Ecuador, para luego volver a Latina y acabar firmando el año pasado por Racing Aprilia, un equipo de la cuarta división del fútbol italiano donde milita a sus 36 años, tarea que compagina con su faceta de entrenador del equipo juvenil.

Su talento era natural, eso sí, lo cuentan sus propios compañeros de selección. Olivera, un habitual en las categorías inferiores, contaba con ciertos lujos en las concentraciones. Vamos, que le dejaban campar a sus anchas y no le permitían realizar tareas cotidianas que sí realizaban los demás. «Sabíamos que luego salía y marcaba un gol así que había que darle un trato especial», recordó Gonzalo Novegil entre risas en una entrevista reciente. Olivera fue uno de los jugadores más destacados en el Sudamericano Sub17 y en el Mundial de la categoría en 1999, antes de dar el salto a Europa.

También relató una anécdota que le dejó tocado. En un amistoso, el seleccionador llamó a alguien del banquillo desde lejos y el propio Novegil arrancó rápido como si él hubiera sido el citado. «¿Tiras los penaltis?», le dijo el entrenador. «No». «¿Tiras las faltas?», «tampoco». «¿Entonces, no eres El Pollo?», «no, míster». «Bien, entonces la estrategia es esta. Quiero que vayas todo lo rápido posible y llames al Pollo, que quiero ponerle a jugar«, dijo el entrenador.

Fotografía: VINCENZO PINTO/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS