El balón parado vuelve a ser letal ante la Juventus

Galeria Atleti (2-2) Juve
Tania Delgado / estoesatleti.es

NOTICIA. El Atlético volvió a castigar al conjunto italiano con una de sus mejores armas: el balón parado. Rememorando aquellos tiempos dónde el cuadro de Simeone ganaba partidos por cabezazos inapelables, la Juventus emprendió el camino de vuelta a Turín con otros dos tantos de jugada de estrategia, como ya ocurrió hace apenas 7 meses en el mismo escenario.

Los 4 tantos a la Juve en el Metropolitano, a balón parado

José María Giménez, primero, Diego Godín, a continuación, fueron los artífices de la victoria ante la Juve en la ida de los octavos de final de la Champions League en el curso pasado. Ambos tuvieron el mismo sello. A balón parado. El del joven uruguayo, hoy uno de los capitanes del club, tras centro de Lemar y posterior remate de Morata. Con pierna derecha, ajusticiaba a las mallas de Szczesny. El del Faraón, tras envío de Griezmann, con la inestimable ayuda de Cristiano. De nuevo, pierna derecha y gol. La historia, con ligeros cambios en cuanto a los actores que intervinieron, se volvió a repetir ayer, en otra noche eléctrica y de altura en el Metropolitano.

- Publicidad -

211 días después, con los mismos contendientes a uno y otro lado del terreno de juego, el camino, esta vez hacia el empate, se originó de nuevo a balón parado. Koke, Giménez, Savic, Trippier y Herrera, fueron los encargados directos de participar en dos acciones que lograron poner las tablas en el marcador.

Mientras que Savic daba esperanzas al equipo y a la afición, en vistas a una posible remontada, minutos más tarde sería Herrera el que la certificaría, tras indicación de Simeone. La fortaleza aérea del Atlético hizo sucumbir de nuevo al cuadro piamontés. Sólo Cristiano, y siempre en fase ofensiva, hizo inquietar a la zaga de centrales rojiblanca. En Turín, fue una pesadilla. Ayer, estuvo bajo control.

Los números de la zaga colchonera: 12 recuperaciones y 9 despejes

Giménez y Savic, desafortunados en la acción en la que Matuidi hacía el segundo de la Juventus, al separarse demasiado y permitir la llegada del galo desde segunda línea, lograron redimirse en la acción del primer tanto. Cierto es que, pese al error en la acción del 0-2, estaban completando un partido más que correcto. En especial, Giménez. Ayer el «2» rojiblanco se erigió como uno de los baluartes defensivos y remató todo lo que se paseaba por el aire. El uruguayo empieza a recoger el testigo de su maestro.

- Publicidad -

Fotografía: Tania Delgado / Esto Es Atleti

COMENTARIOS