OPINIÓN. Olé, olé, olé…

Tania Delgado / Esto es Atleti

OPINIÓN. Me enfado y me voy. Minuto 80, uf cómo se va a poner la carretera. Llevo aquí desde las cuatro porque regalaban balones de coca cola en el fondo norte pero diez minutos antes del final me entran las urgencias por irme con el cero-cero. ¿Estos mamones cuando han ganado en los últimos minutos? A ver si llega diciembre y fichamos algo. Me marcho con un «¡Cholo, cabrón!». A la salida me encuentro las cámaras de una tertulia nocturna, «¡Fuera Simeone!», «Costa acabado», «A ver si sientan a Koke de una puta vez»… ¡Que a gusto me he quedado! Hay que jugar mejor y hay que salir a ganar desde el principio. ¡Corre, que llegamos a ver el final del partido del Barça! 

Los que se pegan fuerte en el pecho cuando vienen bien dadas con el Coraje y Corazón y se hacen selfies alrededor de «el Wanda» con el avión y con las letras, invierten más tiempo en el prepartido que en el partido. Los «fudtraks» molan y no el puto Calderón que se caía a cachos y no había wifi.

- Publicidad -

¿Les suena? El bochorno se traslada a las afueras de Madrid mientras parte de los aficionados han mutado a caprichosos nuevos ricos. Viven su ignorancia aupados al éxito perenne que tiene un grupito de responsables del que ellos mismos reniegan. El mismo al que se vilipendia por una mala tarde en la que se empató siendo segundo en Liga tras empatar tres días antes en Champions contra el campeón de Italia. ¿Esta gente donde estaría en los años de intertoto y plomo? Duro peaje el que toca por volver a ser grande.

En la era del «Announce…», lo que menos importan son las señas de identidad o la historia

Los  mismos aficionados que pitan porque Vitolo no salga titular, le insultan al canario por fallar una ocasión cuando sale desde el banquillo. Los mismos que se quejan de que Simeone es un cagón se vanaglorian de que sólo el Aleti rescata un 0-2 en el descuento… los mismos que a las buenas hacen cola para pillar entrada pa la final, te venden un boli bic con regalo. Son los mismos.

Por suerte no son todos (aunque cada vez son más). Dice Iñako Díaz Guerra una cita que he hecho mía, «Soy del Atleti y me alegro cuando gana. No soy del Atleti porque gana«. Los mismos llorones con prisa de hoy son los que no iban al Calderón porque esa noche hacía frío y a la Final de Europa League ni se plantean ir que es una pasta pero si quieres te dejan barata la entrada y me pago medio abono del año que viene. El sentimiento de la era del logo se vende en Wallapop.

- Publicidad -

Te vendo el alma y de regalo un boli bic

Claro que no gustará esta opinión a muchos, claro que no es la de todos. Para empezar no gustará a todos esos que escriben columnas de gateras y viven con obsesiva envidia el éxito ajeno y el fracaso propio. No gustará a los que creen que «vale, eso estuvo mal pero pasó hace mucho… Ahora nos están haciendo grandes». No gustará a los que quieren ocho fichajes cada mercado estival pero no quieren darles ni un minuto para adaptarse al equipo, ni al equipo tiempo alguno para recomponerse tras perder a dos de sus mejores jugadores y un puñado de buenos peloteros, todos los cuales hicieron historia en mayúsculas. A esos no les gustará, pero no lo leerán porque les entró la prisa por llegar a casa rápido y dejaron de leer.

Da igual, aquí quedamos los de siempre. Los que sabemos que Cholo es culpable. Culpable de hacerme sentir más orgulloso si cabe del escudo de las cuatro rayas rojas y las cuatro rayas blancas. Culpable de que el Atleti ya no sea una locura minoritaria ni objeto de la burla colectiva. Cholo Culpable de construir la historia de éxito más longeva del actual fútbol español.

Cholo culpable

Los que atascamos los túneles en Hamburgo aquí seguimos. Los que caen y siempre se levantan no se van a ir. Los que llevan el escudo que es de todos con orgullo vintage y recelan de una nueva era de Atleti prefabricado con sentimiento de contrachapado saben qué es el Atleti.

Tú sabes perfectamente quienes somos. No nos vamos a ir. Cantamos más y más alto que tú.  Los que animamos bajo la lluvia cuando nos eliminan, los que inundamos de confeti el aire de Madrid, los que no se rinden seguiremos guardando la esencia. No estamos todos en un fondo. Pero si somos los que no se molestan si el de delante se levanta y agita la bufanda sino que se levanta y acompaña cantando. Al que no le guste cómo somos los del Aleti de siempre, a quien no le gusten los cholistas irredentos que cierre al salir. Y que se de prisa, que llega a tiempo a ver al Barça un rato.

 

 

COMENTARIOS