Qué fue de…40. Cosmin Contra

Qué fue de Contra.
Fotografía: Firo Foto/Getty Images

QUÉ FUE DE… CONTRA. Fichado del Milan en 2002 y tras tres muy buenas temporadas en Europa, Contra cuajó un muy buen primer año en el Atleti a las órdenes de Luis. Una lesión en pretemporada en su segundo curso le dejó casi dos años sin jugar y acabó saliendo tras cuatro temporadas por la puerta de atrás, siendo prácticamente olvidado.

Una carrera lastrada por las lesiones. Sobre todo en el Atlético. Así se puede resumir la vida deportiva de Cosmin Contra, que durante cuatro temporadas perteneció al Atlético de Madrid. Nacido en Rumanía, en 1975, Contra se enroló en las filas del FC Timisoara, equipo de su ciudad natal. Allí, jugaba con libertad en todo el carril derecho. Con 20 años firmó por el Dínamo de Bucarest, el gigante del país.

- Publicidad -

El salto a la Liga Española le llegó en 1999, con 23 años, de la mano del Alavés de Mané. Nada más llegar, convenció al técnico, que le consideró pieza vital en el lateral derecho de un equipo que acabó la temporada en puestos de UEFA. Contra, muy rápido y potente, tenía además muy buen manejo de pelota, por lo que era de esos laterales que generaban mucho juego ofensivo en sus equipos. Un creador desde la banda.

héroe del alavés europeo de mané, se autoconsideró entonces como el mejor lateral diestro del planeta

Contra, que era ya un jugador muy reconocido en su país, jugó con Rumanía la Eurocopa del año 2000. Luego, además, repetiría en 2008, para retirarse con 73 internacionalidades en 2010. Incluso antes de colgar las botas, llegó a ser convocado con el equipo nacional pese a estar sin contrato con ningún club, muestra de su importancia para Rumanía.

En su segunda temporada en España, el Alavés dio la machada de llegar a la final de la UEFA, donde caerían dramáticamente en la prórroga ante el Liverpool por 4-5. Pero el cartel fue inmejorable para el rumano, por quien los grandes de Europa empezaron a pelearse. «En el Alavés fui el mejor lateral derecho del mundo», llegó a afirmar el futbolista, en una opinión que posiblemente muchos compartan. No hubo un carrilero como él aquel año. El Milan, deseado de un lateral derecho de garantías, no dudó en ficharle.

- Publicidad -

Así comenzó su periplo fugaz en Italia en el verano de 2001. Empezó la temporada sancionado, porque en un duelo amistoso, se peleó con Edgar Davids y le metieron tres partidos de sanción. Cuando estuvo disponible, fue pieza importante. En San Siro fue titular indiscutible, cuajó buenas actuaciones, pero una temporada más tarde, el equipo dio un bandazo. Acomodó a Serginho como lateral, fichó a Nesta y Simic para la zaga y vendió a Contra al Atlético en una megaoperación que acabó también con Javi Moreno, Albertini, Coloccini y José Mari de rojiblancos. Más tarde admitiría que lamentaría haber dejado el Milan porque los rossoneri iban a vivir sus mejores años.

Fue indiscutible para Luis Aragonés en la temporada que el Atlético volvía a Primera División y pronto se vio que su contratación había sido un acierto. Además, el club solo había desembolsado 3 millones por un jugador que a tenor de lo demostrado bien parecía valer algunos millones más.

indiscutible para luis, su carrera en el atleti se torció cuando se rompió los ligamentos del tobillo y la recuperación no fue la más acertada

Todo se torció en la pretemporada, cuando en un partido contra la Roma, lo que parecía un esguince producido por un golpe acabó siendo diagnosticado como una rotura de los ligamentos del tobillo. Gregorio Manzano iba a contar con él. El primer diagnóstico presagiaba que estaría fuera de los terrenos de juego solo dos meses, pero todo se complicó. Se decidió que hiciera trabajo específico y a los dos meses, cuando parecía estar ya al nivel de los compañeros e incluso se especuló con su vuelta a una convocatoria, los servicios médicos decidieron que tenía que ser intervenido.

Sufría un cuadro de subluxación de los tendones del peroné a nivel del maleolo externo del tobillo derecho a causa de aquel golpe en pretemporada. Los siguientes meses los pasó en muletas. Era siempre el primer en llegar al Cerro del Espino y el último en irse de las instalaciones de Majadahonda, pero su temporada fue una auténtica odisea. Apenas pudo jugar tres partidos ese curso, dos en febrero y otro en abril, sin estar durante todo el curso en forma óptima.

Ante la grave lesión que sufría, el Atlético se quiso guardar las espaldas y en verano de 2004 fichó a Juan Velasco, que había sido internacional con España, cerrando la puerta al rumano. El mensaje fue claro: recupérate y demuestra que tienes nivel para volver en otro sitio.

Contra se marchó cedido al West Brom de la Premier League. No pudo tener el alta hasta noviembre, pero pronto se vio que la exigencia del fútbol inglés y el físico que le imponen a los partidos no era el idóneo para un futbolista que necesitaba recuperar sensaciones. Por eso, en enero, el Atlético lo sacó de Inglaterra y se marchó cedido a su club de origen, en Rumanía, donde le recibieron como el dios del fútbol.

Aunque Velasco estaba dejando que desear, el Atlético decidió que Contra seguía sin estar al nivel de forma para ser de la primera plantilla, por lo que el Getafe, ascendido hacía poco y necesitado de jugadores de saldo, le acogió en calidad de cedido. La oportunidad era muy buena para todas las partes y Contra recuperó unas sensaciones futbolísticas que había creído perdidas. En Getafe, aún sin estar al 100%, se reivindicó, y Ángel Torres no dudó en acometer su fichaje cuando el jugador quedó libre.

Así, en cuatro temporadas (2002-2006), Contra solo disputó 41 partidos como rojiblanco. El resumen de su carrera como rojiblanco es de una temporada de notable, una temporada entera lesionado, otra cedido buscando ritmo de competición y una definitiva, también cedido, donde se reencontró como futbolista. En definitiva, un año muy bueno y una lesión que estropeó los que deberían haber sido los mejores años de su carrera.

fue cedido de equipo en equipo en busca de recuperar ritmo hasta que en el getafe se encontró a sí mismo otra vez

En el Getafe estuvo hasta 2010, siempre jugando muy medido por los problemas físicos que ya le acompañaron toda su carrera. A medida que los años pasaban y gracias a su buen pie y a su menor resistencia física, llegó a jugar como interior en muchos partidos con los azulones y fue un jugador clave en las mejores temporadas de la historia del Getafe, incluidas la eliminatoria de UEFA ante el Bayern de Múnich (al que por cierto marcó un gol en cada partido) y las dos finales consecutivas de Copa del Rey.

En 2010, ya cerca de cumplir 35 años, firmó una vez más por el Timisoara antes de retirarse. Una vez retirado, comenzó su carrera como entrenador, que ciertamente ha ido de manera creciente. Empezó dirigiendo al propio Timisoara, para luego probar en el Fuenlabrada, que abandonó a las pocas semanas de coger por el Petrolul de su país. Después, Getafe, Guanzhou, Alcorcón y Dínamo de Bucarest, hasta que en 2017 le llegó la oportunidad de dirigir a la selección de Rumanía, cargo que sigue ocupando hoy en día.

Fotografía: Firo Foto/Getty Images.

COMENTARIOS