Soñando en Rojiblanco

INTRAHISTORIA. ¿Cómo empezar a contar un sueño cumplido? Empezaré por lo más importante; dando las gracias a cada uno de los que nos apoyaron en regalar la letra C a Adelardo el pasado sábado 5 de octubre. Es fácil escribirlo, pero no sabéis la alegría que es tener gente tan Atlética alrededor en estos tiempos de esquemas y sed de triunfos. ¡Que quede claro que no fui yo! Fuimos muchos, 40 personas, que nos siguieron a un grupo de locos, los Tr3zerianos.

Todo lo que empezó en febrero se resume en lo que me ocurrió hace dos lunes, dos días después del acto. Recibí llamadas y mensajes con felicitaciones. Pero hubo dos llamadas que serán un recuerdo inolvidable. La primera fue de Maria Calderón… sí, la hija de don Vicente. Para darme las gracias. A mi, un simple aficionado del Atlético de Madrid.

- Publicidad -

Quería saber quienes éramos los que hicimos posible el regalo a su marido Adelardo de la letra C del Calderón. No tenía palabras. Se despidieron de nosotros el sábado pero estaban muy emocionados. Su gente le preguntaba de quién fue la idea y no sabían ni responder.
«Sois un grupo de gente que ni siquiera le habéis visto jugar. Como mucho os lo habrán contado vuestros padres o abuelos. Muchas gracias, nos habéis emocionado«. Un rato después, me llamó Adelardo. «Muchas gracias, Javi. Dale las gracias a todos. No sé como agradecerlo«.

Todo empezó en febrero. Supimos que Adelardo quería las letras V y C. Que menos que darle a una leyenda del Atleti eso. Entonces, surgió la idea de pujar y regalársela. Y ahí comenzó una aventura maravillosa.

Con la ayuda de unos cuantos, empezamos a conseguir apoyos y reunir una cantidad para empezar a convertir un sueño en realidad. Fue una semana larga, tensa y emocionante, como el Atleti. No teníamos ni idea, pero pusimos todo nuestro empeño en conseguirlo. Nunca olvidaré esa puja, más nervios que una final.

- Publicidad -

Finalmente la C fue nuestra (suya más bien, de Adelardo). Desde el momento de recibirla  se convirtió en secreto. Nos dieron la letra en junio, pero hasta octubre estuvo guardada en lugar seguro. (Gracias a Los 80 IBUS de Majadahonda). La semana del acto empezaron los nervios.

Un grupo de locos haciendo un homenaje sorpresa a Adelardo, haciendo Atleti. Amigos, discurso, familia rojiblanca, lágrimas de emoción y muchos nervios… lo ocurrido ya lo habéis visto en vídeos, pero es algo que siempre estará guardado en mi corazón.

Quiero dar las gracias a Jesús por dejarnos los trofeos, a Rubén por su ayuda, a Helena por dejar la C como si fuera nueva y a cada uno de los que me dijeron que sí sin saber como iba a acabar. El Atlético de Madrid es una manera de vivir para nosotros. Queredlo, odiadlo, respetadlo, honradlo. Pero por favor, una cosa. No nos hablen de fútbol. No nos gusta.

P.D. He sido feliz haciendo esto. Mucho. Que una leyenda te dé las gracias por algo que haces de corazón significa mucho. Más que un título. Y es lo que queda. Porque juntos somos más fuertes. A veces, los sueños se cumplen. Ah, y ¡Forza Atleti!

En memoria de Eterno Tasun

COMENTARIOS