El caos se instala en el Atlético B

Otra derrota y otro expulsado. La triste tónica se repite

Leganés 1-0 Atlético de Madrid

Los pupilos de Alfredo Santaelena no pudieron continuar por la senda del triunfo tras caer derrotado por 1-0 con un gol de penalti que decidió el rumbo del partido. El Leganés llevó el guión del encuentro de principio a fin y se consolidó, aún más, como uno de los equipos más fuertes en su campo, haciendo de Butarque un auténtico fortín. El mejor de los colchoneros fue el meta David Gil evitando que los canteranos se fuesen con una goleada bajo el brazo.

Los rojiblancos arrancaron algo hiperactivos y con poco entendimiento, es decir, tenían tantas ganas de llegar a la portería rival que al final la propia ansiedad terminó matándole. Tal desesperación fue aprovechada por los locales a las mil maravillas con triangulaciones en tres cuartos de campo que hacían mucho daño a la joven defensa colchonera. Las oportunidades corrían a cuenta del Leganés que disparaba cada vez con más peligro desde fuera del área poniendo en aprietos a David Gil.

Una de las ocasiones más claras llegó cuando un disparo lejano, bastante potente, se le escapa de las manos al portero rojiblanco y golpease en el palo. No hubo consecuencias, pero sí un gran susto. Aunque a la media hora comenzaron a llegar buenas noticias, el colegiado decidió expulsar a Santamaría, jugador del Leganés, al considerar que había agredido al contrario con un golpe.

Con uno más y toda una segunda parte por delante las cosas podrían cambiar y ponerse de cara para los rojiblancos. Eso es lo que habrían pensado los jugadores en el terreno de juego tras la expulsión. Pero no, el último minuto de la primera mitad se convirtió en un infierno. Rubén Mesa coge el esférico en su área, lugar poco familiar para el delantero, e intenta sacar la bola jugada con tal mala suerte que Javier Eraso le roba el esférico y Mesa no tiene otra opción que derribarle. Todo el equipo confiaba en el instinto de David Gil que ya atajó un penalti en jornadas anteriores para poder lograr el milagro, pero Fran Moreno fusiló al guardameta que poco pudo hacer.

- Publicidad -

En el segundo acto las fuerzas se igualaron e, incluso, el Atlético B llegó a dominar en varios tramos del encuentro. Las ocasiones empezaron a llegar de la mano de Rubén Mesa al que le pitaron un dudoso fuera de juego que le dejaba un mano a mano ante el portero. Cosas de árbitros.

La sombra de las expulsiones

El Atleti la mayoría del partido en superioridad numérica, no lo supo aprovechar. El equipo de Alfredo no está teniendo fortuna con las actuaciones arbitrales porque este fin de semana hubo otra expulsión.

Borja es el sexto jugador de la plantilla que ha visto la tarjeta roja en lo que va de campeonato. Son doce las jornadas que llevan disputadas y el cuadro colchonero ha visto en seis ocasiones como abandonaba el campo algún compañero suyo. Esta vez Borja fue justamente sancionado, el canterano realizó una serie de faltas seguidas al jugador del Leganés y, no contento con la decisión del árbitro de pitar falta, pegó un balonazo a los exteriores del campo con muestras de rabia y disconformidad.

Estas actuaciones dejan en inferioridad al equipo y son cosas que deben atajarse de raíz si pretenden dar la vuelta a esta situación.

En el Atlético de Madrid B jugaron: David Gil, Galass, Elbiss, Mongil, Raúl (Ndoye, 53´), Vicente (Juanfri, 57´), Omar (Káder, 53´), Borja, Rubén, Iván Sánchez, Aquino.

El colegiado  Juan Luís Pulido amonestó Raúl (28´), Rubén (45´), Elbis (50´) y expulsó a Borja con doble amarill

 

COMENTARIOS