Dejándose ir


Copa del Rey. Dieciseisavos de final. Vuelta.
Atlético de Madrid 2 (Hector, Alderweireld) UE Sant Andreu 1 (Carroza).

El Atlético de Madrid se presentó en casa para finiquitar la Copa con el desgaste mínimo. Es un derecho que se ganan los equipos que hacen partidos de ida serios en esta Copa del Rey tan descafeinada y mejorable en normas como las rondas a doble partido.

Las novedades en el once eran varias. Volvía a jugar Aranzubía. Guilavogui, Giménez, Baptistao e Insúa seguían rascando minutos, los casi inéditos de los nuevos tuvieron minutos preciados. El canterano Carlos Ramos debutó con la rojiblanca.  En la segunda mitad también lo haría Hector con final aún más feliz. Minutos también para Manquillo y Óliver y cruzando los dedos por que Adrián se encontrara y pudiera hacer su juego y volviera a la senda. Como el pasado miércoles, su actuación fue de lo más gris de la noche.

En el primer tiempo el encuentro resultó entretenido. Con un Sant Andreu muy ilusionado intentando jugar al fútbol y llegar al área rival. Así en el minuto quince, Guilavogui comete falta en el costado izquierdo. Al lanzamiento de falta no se tira con suficiente convicción Aranzubía, pega en el palo derecho y con el meta en el suelo Carroza llega al rechace y adelanta a la UE Sant Andreu.

El gol espoleó a los de Simeone. Con más corazón que cabeza se lanzaron a reparar el mal. A Giménez al poco del gol visitante le anularon un gol por supuesto fuera de juego (que no era) en un remate que se alojó en la portería contraria. El Sant Andreu que ya de salida había alineado 5 defensas se pertrechó aún más en su área.

- Publicidad -

El portero visitante Morales, muy acertado toda la noche, cometió sin embargo penalti sobre Adrián. El de Teverga falto de confianza, disparó el penalti a las nubes. Fallaría otras dos ocasiones cantadas en la primera mitad. Labor destacada de Óliver en el centro del campo dónde comandó y sirvió balones cruzados para generar peligro a la espalda de los marcadores. No hilaba fino el Atlético. Así el Atleti se fue al descanso con el partido cuesta arriba y el record de victorias en casa consecutivas en peligro.

Más fuelle y gol a la vuelta de vestuarios

El Atlético volvió más ordenado después de recibir instrucciones en el descanso. Sin embargo el partido decayó en espectáculo y el Sant Andreu fue arrinconándose primero en su campo y luego en su área hasta convertir el partido en un frontón. La única de los catalanes llegó en una jugada con el Atleti volcado buscando el empate. Robó el balón un rival a Toby que se escurrió en el control llegaron los cuatribandas en dos para dos hasta el área pero el disparo de la Unió Esportiva salió desviado.

Hector, Alderweireld y un exultante final

El recién ingresado canterano Hector (que también debutaba con la rojiblanca) marcó un gol nada más salir. Adrián mucho más cómodo en banda izquierda centró en carrera y le puso en bandeja un gol al canario. El chico, loco de contento no sabía ni como celebrarlo. Pero en realidad más que celebrar había que volver rápidamente a intentar dar la vuelta al encuentro. La remontada llegaría de la mano de Alderweireld que marcó su primer gol de rojiblanco sobre la bocina en la última jugada del partido. Saca Gabi una falta a balón parado desde banda  y el belga remate de escorzo de cabeza casi de espaldas.

Ese segundo gol mantiene la racha de victorias en casa, consolida al campeón que llega a octavos con un resultado agregado de 6-1. La Copa ha vuelto y el campeón no se pone techo.

Jugaron: Aranzaubía, Alderweireld, Insúa, Gimenez, Manquillo, Carlos (Gabi), Óliver, Guilavogui, Cebolla Rodríguez, Adrián, Baptistao (Hector)

Foto: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS