La segunda línea se consagra

Atlético Madrid-Oporto (2-0)UEFA Champions League. Fase de grupos – Jornada 6. Atlético 2 (Raúl García 14′, Diego Costa 37′) – Oporto 0

¿Quien nos iba a decir que llegaríamos a la última jornada de la fase de grupos clasificados? Bueno, clasificados y mucho más. El despliegue de anoche fue una muestra de lo que es un equipo grande, con profundidad de banquillo, empaque y una seriedad sin parangón. Los colchoneros cerraron anoche la fase de grupos más brillante en la historia del club. 5 victorias y un empate. Toda Europa ya conoce al Atlético. Nadie en Europa quiere cruzarse con ellos. Diego Costa cuenta ya en todas las quinielas de superestrella (marcó anoche su decimoquinto gol en 15 partidos). Ha marcado 4 goles en 3 partidos de Champions. Minúscula se antoja su cláusula respecto a su valor de mercado. En igual estado de gracia está Raúl García. La nueva estrella emergente del Atlético de Madrid. De relleno y transferible a puntal de la máxima fiabilidad. El navarro marcó ayer su tercer gol en la competición y marcha disparado a mejorar sus mejores guarismos y a consagrarse en este Atleti dónde todos cuentan. También destacable el momento histórico de ascenso canterano que vivimos. Ayer la tercera parte del once estaba compuesto por canteranos de tres hornadas: Gabi, Koke, Óliver y Manquillo. En este Atleti de vino y rosas sólo el lunar de Adrián que no termina de encontrar su fútbol y sufre altibajos de rendimiento es el único ‘pero’ que podemos encontrar.

Partido resuelto en medio tiempo

Es lo que tardaron Raúl García y Diego Costa en reventar al Oporto y mandarle de cabeza a la Europa League. Lejos, prehistóricos quedaron esas contadas participaciones en Champions League dónde el Oporto de Falcao nos descosía las costuras. Ayer los únicos rotos fueron los que provocaron los rojiblancos a la peor versión del Oporto en décadas. Abrían hostilidades los visitantes con una volea de Jackson Martinez que se estrelló en el larguero de Aranzubía. Hasta 4 veces probarían los del Oporto los palos. volveremos a ello luego. No dio chance a mucho más Raúl García dispuesto a reinventarse como el mejor falso nueve nacional (que tiemble Cesc y que tiemble Villa porque amenaza el pamplonés con ponerle pero que muy difíciles las cosas al seleccionador y al Cholo). Recibe Raúl de espaldas un saque de banda pegado a la línea de fondo sin aparente peligro inminente, se revuelve hacia su izquierda y clava un gol tras botar en el larguero sin que Helton la oliera. 1-0 de gol imposible, nueva marca de la casa de RG8.

Pudieron empatar los del Oporto que apretaron ante un Atleti paciente atrás y menos expeditivo que en otras ocasiones. Sin prisas y con el resultado a favor el Atlético (que no superó el 40% de posesión en toda la noche) cedió el balón al rival y confió en su mordiente a la contra. En el minuto 27 un pase cruzado a Jackson dio esperanzas a los lusos. Aranzubia salió de manera alocada y derribó en una esquina del área sin necesidad cuando dos defensas cubrían la acción. Penalti y amarilla. Pero como sea que anoche era la noche de fortuna de todo Atlético, no contento con acumular cuatro palos, Aranzubía se paró el penalti. Y bien parado, adivinando el lanzamiento a su izquierda. El posterior rechace lo despejo un Alderweireld que según acumula minutos se vuelve más y más fiable. Ya tiene estatus de sustituto de garantías de los centrales. Ayer Dani Aranzubía en cierta manera también se lo ganó. Correcto sin grandes errores salvo el penalti forzado acabó con la portería a cero y la sonrisa en la boca.

- Publicidad -

15 en 15 para la Bestia

Pero nos queda por relatar la de Diego Costa. El que siempre aparece y rara vez no marca diferencias. El brasileño se empeñó en dejar su sello al Oporto y vaya si lo consigue. Su jugada ya es marca de la casa. Sobre todo en partidos donde el rival deja huecos atrás: pase en profundidad, Diego recibe en carrera, se escora y cruza. Ayer tuvo un 50% de acierto. En la primera Helton le sacó con el pie un tiro idéntico al primero de la Final de la Copa del Rey. La segunda en el minuto 34 fue la definitiva. Óliver del que Simeone dijo en la previa «Espero más de él». Dicho y hecho. El canterano extremeño levantó un pase para que Diego Costa controlara a la carrera de cabeza superando a Helton en la carrera y marcando otro golazo. Marca de la casa. Las cifras de la Bestia son increibles: 15 goles en 15 partidos. Tras el partido Simeone diría de Óliver que lo que esperaba de él era «precisamente lo que ha hecho entre el minuto 15 y el final del primer tiempo».

El primer tiempo murió con el Oporto intentando sobreponerse a tanta acumulación de mala suerte con los palos y desajustes defensivos. En el segundo tiempo hubo conatos de empuje de los lusos pero el Atlético se guardó las espaldas y siguió machacando a la contra al Oporto. Arda Turan sustituyó a Óliver, Léo Baptistao tuvo unos minutos y Villa intentó ser tan incisivo como había sido Costa en la primera mitad. El partido acabó como quisó el Atleti con un marcador cómodo y holgado, una segunda línea que funcionó a la perfección supliendo a hasta 7 titulares sin que se notara y la clasificación para los octavos. El coco del sorteo viste de rojiblanco.

Jugaron: Aranzubía, Insúa, Alderweireld, Miranda, Manquillo, Gabi, Óliver Torres (Arda Turan 62′), Koke, Raúl García, Adrián (Léo Baptistao 82′) y Diego Costa (David Villa 46′)

Árbitro Deniz Aytekin (ALE): Pitó penalti en contra del Atlético de Madrid en el minuto 27′. Amonestó a Aranzubía 27′, Alderweireld 54′ e Insúa 82′.

Foto: Tania Delgado @TD_Fotografía

Ricardo Menéndez @rickyam

COMENTARIOS