Poco premio en el miniderbi madrileño

_VCM9460

Jornada 20. Real Madrid C 0 – Atlético de Madrid B 0

Comenzó un nuevo año cargado de ilusiones rojiblancas tanto en el primer equipo como en el filial. Los de Santaelena tenía para empezar un partido de los que gusta jugar y, sobre todo, ganar; el derbi madrileño. Los colchoneros visitaban el feudo enemigo con el orgullo y la motivación que proporciona vencer al eterno enemigo y la necesidad de conseguir esos tres puntos que saquen del apuro del descenso en el que se encuentra inmerso el segundo equipo atlético. Al final, fue un valioso empate que sirve para seguir sumando y continuar en la eterna lucha de volver a estar donde los canteranos se merecen estar, en lo alto de la clasificación.

Se suele decir que “año nuevo, vida nueva”, pero para el Atleti B la vida sigue siendo más o menos igual. Hay que resaltar que puntuar fuera de casa para los de Santaelena es todo un premio, por lo que este empate se puede considerar bueno si lo vemos desde ese punto de vista. El partido, por su parte, dejó mucho que desear ya que ambos equipos dejaron ver que tenían mucho respeto por el otro y eso provocó que el encuentro concluyese sin goles.

Nana fue el encargado de llevar al equipo hacia delante en el primer acto. De hecho, en el despeje de un córner el joven ghanés tuvo el gol en sus botas con un disparo que salió rozando el palo. Pero el héroe sin duda estaba bajo los palos, Bono. El internacional marroquí tuvo que emplearse a fondo en dos ocasiones ante Mariano y Ramirez para evitar la superioridad blanca en el marcador. Los grandes jugadores aparecen en las grandes citas y el meta colchonero siempre aparece. Por eso es la primera opción de Simeone cuando mira hacia la cantera.

En el tramo final de la primera parte, el protagonista de la Copa Héctor tuvo la ocasión más clara del partido. El ariete desaprovechó un mano a mano ante el guardameta Alfonso. Ese gol hubiese sido un punto de inflexión si el delantero lo hubiese anotado porque ya estaban a punto de llegar al descanso. Los instantes finales sirvieron para ver cómo Bono volvía a lucirse ante el arsenal blanco.

- Publicidad -

Tras el descanso, los colchoneros perdieron el control del partido y, por tanto, el poder de la pelota. Los merengues se sintieron a gusto en los primeros minutos hasta que Rubén Mesa se dedicó a luchar todos los balones y a asistir otra vez a Héctor para que este no anotara. Bono, por su parte, seguía a lo suyo haciéndole la vida imposible al punta madridista Melero.

Alfredo quiso ir a por el partido y metió en el campo a Dani Aquino en detrimento de Mesa. No era el partido del jugador que se encontraba más como media punta que como delantero. Con la entrada del murciano el Atleti se vio más oxigenado y tiró de casta para conseguir ese ansiado gol que no llegaba. A partir de ahí la superioridad fue total por parte de los rojiblancos que acosaban constantemente a Alfonso sin esa fortuna de otros partidos.

Ndoye entró en el minuto 75 y fue el revulsivo del partido, tuvo en dos ocasiones la oportunidad de adelantar a los visitantes. Ambos fueron centros de Dani Aquino que no fueron rematados con la sangre fría de un delantero y, al final, Ndoye se quedó sin el gol.

Al final el colegiado no dio tiempo para más y el Atlético de Madrid B se lleva un punto que le sabe a poco. Era un derbi y vista la superioridad colchonera lo más justo hubiese sido llevarse los tres puntos a Majadahonda. Lo importante es que este equipo ha comenzado el año con buen pie, puntuando fuera de casa, algo que no lo hacía en el anterior. Los de Santaelena pueden estar tranquilos porque el trabajo quedó reflejado en el campo y si siguen así conseguirán lo que quieren, la salvación.

En el Atlético de Madrid B jugaron: Bono, Iván Pérez, Raúl, Mongil, Kader, Vicente, Omar, Nana, Iván Sánchez (Ndoye, 75’), Rubén Mesa (Aquino, 69’) y Héctor (Juanfri, 83’).

El colegiado Artacho Cobo, comité andaluz, amonestó a Mongil (Min.4), Iván Pérez (Min.31) y a Rubén Mesa (Min.47).

 

Escrito por: Antonio Rodríguez @nonorp

Foto: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS