El Atleti aniquila al Milan

CronicaMilanVUELTAChampions League. Octavos de Final. VUELTA. Atlético de Madrid 4 (Diego Costa 4′,85′ , Arda Turan 41′, Raúl García 70′) – AC Milan 1 (Kaká 27′).

Sin miramientos. Como un grande. Sin acordarse del resultado positivo de la ida. Como un campeón. Así acabó el Atleti con la resistencia de los transalpinos. Sintiéndose mejor y demostrándolo. Conociendo las virtudes del rival y anulándolas. Explotando las debilidades milanistas y atacando sin piedad. El partido acabó como empezó, con un Atlético volcado en el área rival encerrando a su rival.

Tres nombres destacaron y catapultaron al Atleti a Cuartos de Final por primera vez en 17 años. La tremenda agilidad y pegada de Costa, el talento indomable de Arda Turan y la irrupción sin posible marcha atrás de Raúl García.

Tres fases tuvo el encuentro también. La inicial hasta adelantarse el Atleti salió a morder y cogió desprevenido a un Milan que esperaba un rival más contemporizador. Así Koke (siempre Koke) eleva el balón a espalda de Rami a una distancia aparentemente imposible. Pero Diego Costa tiene esa virtud de volver fácil lo imposible y en semivolea recordando a un gol de Torres al Betis de hace eones, marcó el brasileño ante la mirada atónita de Rami y Abbiati.

Tras marcar, lamentablemente el equipo cometió el único error colectivo de la noche y retraso la línea de presión para salir a la contra. Esto permitió a un Milan sin presión alta adelantar líneas, acumular jugadores arriba y se acercarse desbordando por banda embotellando al Atlético. Este Atleti debe vivir al filo y presionando o pierde demasiado campo. Así en el minuto 27 tras un par de llegadas resueltas en defensa llega un centro de Poli y Kaká libre de marca se adelanta a Juanfran y marca de cabeza. El empate del Milan sumió a los rojiblancos en un momento de horrible zozobra en la que Kaká pudo adelantarse y matar al Atleti.

- Publicidad -

Simeone corrigió ese posicionamiento conservador y el Milan fue sucumbiendo al mejor juego combinativo del Atlético con Gabi perfecto en la transición y Arda dando un torrente de juego y calidad en banda izquierda. Fruto de una de estas incursiones por izquierda, Raúl García (ayer completó su mejor partido como rojiblanco) asiste  con el muslo a Arda que controla y arma un gran disparo que tras rebotar en un rival el balón se vuelve imparable y la grada enloquece. El Atleti no sólo plantaba cara al órdago del Milan sino que se dispuso a hacerlo trizas. Ese gol al filo del descanso resultó decisivo pues acabó con la mayoría de las esperanzas de los lombardos. Descubierto el truco para hacer sucumbir al rival el Atlético no volvió a bajar el pistón y siguió apretando. Raúl García tuvo una chilena a centro de Juanfran que rozó el palo derecho de Abbiati que de haber entrado hubiese sido uno de los mejores goles del año en la Champions League si no el mejor.

 Por no pintar todo de color de rosa, Filipe Luis aún no ha vuelto a su mejor nivel tras la lesión y se le notó desajustado en el primer tiempo. Así mismo Mario arriesgó en exceso en la salida de balón en el primer tiempo y estuvo algo fallón en balones complicados. En el segundo tiempo se entonó y acabó una segunda sin mácula en su rendimiento.

El peligro rival se limitó prácticamente en el segundo tiempo a un par de llegadas siempre iniciadas por banda y la más peligrosa terminó con un disparo al larguero de Robinho. Entre medias de estas llegadas Raúl García marcaría de cabeza el tercero en el saque de una falta en un ejercicio de potencia y anticipación llega claramente a un balón y lo cruza lejos del meta que ni las olió en toda la noche.

Hacía ya varios minutos que se evidenciaba el declive físico del Milán que se acentuó con el paso de los minutos y que el resultado intensificó ya que en los últimos minutos el partido se convirtió en un dominio colchonero que había entendido que no hay mejor defensa que estar hostigando al rival en su propia área.

Con la línea de presión adelantada y los jugadores de refresco Diego Ribas, ‘Cebolla’ Rodríguez y Sosa fortaleciendo la línea de medios y buscando a Diego Costa era cuestión de tiempo encontrar la portería rival. Así en un rebote en el área el balón sale para Diego Costa que controla se perfila y bate por bajo cruzado a un desesperado e inédito Abbiati. 4-1 (5-1 en el cómputo global) deja pocas dudas de quien mereció pasar.

Simeone al finalizar resumía así la satisfacción general. «Estoy contento por el esfuerzo de los jugadores ante una oportunidad muy bonita, contento por los seguidores que llenaron el estadio que hoy estaba precioso con las banderas y con el público apoyándonos y contento porque salió el partido que esperábamos y deseábamos«. Significativo por lo que se viene escribiendo las palabras de Courtois: «es muy grande jugar en casa por este público nos ayuda a conquistar estas metas tan complicadas». No suena que piense en traicionar a su actual equipo ni al equipo al que pertenece.

Elegantísimo el rival en todo momento y también al final del encuentro. Las palabras del técnico Seedorf resume este talante : «Perdimos el control del partido en el primer tiempo tras el empate y felicito a un equipo importante como el Atlético por la eliminatoria ya que son dignos y justos vencedores«.

Leerás sobre esta eliminatoria que no es para tanto; que este Milan está en horas bajas; que ya verás como a la siguiente cae a la lona el Atleti. Lo mismo dijeron cuando iban quedando por el camino el Fulham, el Inter de Milan, el Athletic de Bilbao, el Chelsea, hasta el Real Madrid en Copa. Que digan lo que quieran. Mientras tanto que pase el siguiente.

Jugaron: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe, Mario Suárez, Gabi, Koke (Diego Ribas, 82′), Arda (Cristian Rodríguez, 78′), Raúl García (Sosa, 71′) y Diego Costa

Árbitro: Mark Clattenburg, Inglaterra. Amonestó a Raúl Gacía (5′ – Acarrea suspensión en la ida de Cuartos de Final)

Fotografía: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS