Alarma Costa

CostaNo terminó bien el día ayer en el Camp Nou para el Atleti. No por el resultado, que puede decirse que es incluso positivo visto lo visto sobre el verde, sino por el mismo motivo por el que no ha empezado bien el día de hoy. Diego Costa se ha lesionado.

El delantero hispanobrasileño era duda para el partido de ayer. Tras ser sustituido en los últimos minutos del duelo liguero frente al Athletic se pensó que el punta tenía una lesión en los isquiotibiales de su pierna derecha. Finalmente no fue así y aunque no completó el entrenamiento previo al encuentro frente al Barça se confirmó que Diego Costa tenía un golpe en su rodilla. Nada más y nada menos. Ese golpe hizo que se pusiera en duda su participación en el cruce de Champions, pero nada más lejos de la realidad. Una vez más, Diego Costa volvió a dejar mudos a todos, a romper con lo establecido, y fue de la partida anoche, pese a que el propio Simeone había descartado su participación el día anterior.

Muchos pensaron, cuando vieron al Búfalo en el once, que el Cholo se había tirado un farol, que Costa siempre había estado en condiciones para jugar, y que su lesión no era tal, sino una estrategia en busca de descentrar al rival. Ojalá hubiese sido así. En los veinticinco minutos que el de Lagarto estuvo sobre el césped no protagonizó ninguna de sus características arrancadas. De hecho, cuando intento disputar un balón en carrera a un defensor blaugrana fue cuando notó el tirón y pidió el cambio. A orillas del Manzanares saltaban todas las alarmas.

Pocas cosas hay que puedan más que la ilusión y las ganas, y más por poder jugar unos cuartos de final de Champions defendiendo el escudo por el que La Pantera se deja la vida cada día, pero el cuerpo llega hasta donde llega y hay un momento en el que dice basta. Y más si se fuerza la máquina al límite. Menos de media hora tardó el indomable espíritu de Diego Costa en tener que frenar en seco. Su muslo ya no daba más de sí. No podía correr. No podía seguir. Y apenas podía andar. Pese a ello, se mantuvo todavía unos instantes más sobre el terreno de juego, que abandonó resignado con semblante cabizbajo. Su rostro mostraba frustración, impotencia. Y no era para menos. Al guerrero le habían cortado las alas.

Hoy se le han hecho las pruebas pertinentes para saber el alcance de su lesión. El parte médico hecho oficial por el club dice que Diego Costa sufre una lesión de grado I en el músculo semitendinoso de la cara posterior del muslo derecho, pero descartan la rotura. Desde el club no se han dado fechas de baja, pero al no haber rotura los plazos deberían acortarse.  El propio jugador ha dicho que no llegará a la vuelta, pero las estimaciones más optimistas cuentan con él para ese duelo de Champions. En cualquier caso, no podrá estar seguro el sábado ante el Villarreal, por lo que el Cholo tendrá que volver a reinventarse. Salga quien salga por Costa tendrá que dejarse la vida. El esfuerzo no se negocia y esta plantilla lo sabe de sobra.

- Publicidad -

Autor:[social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/alexJota12″ target=»on» ]https://twitter.com/alexJota12[/social_link] Alex Jiménez

COMENTARIOS