Este Atleti sí

Nadie quiere la Liga’. Esa es la frase que en la última semana os habréis cansado de leer y escuchar en todos sitios. Televisión, radio, periódicos, Internet. En el ascensor, en la oficina, en tu casa, a tus colegas. En el bar, por teléfono, a tu vecino, en tu grupo de WhatsApp. En cualquier lugar. Una máxima que ha corrido como la pólvora hasta convertirse en trending topic en nuestra sociedad. Aunque, al contrario de lo que pueda parecer, una sentencia un tanto desacertada. Mucho. Demasiado.

Más que nada, porque si el Atleti ha demostrado algo esta temporada es que anhela esta Liga más que nada en el mundo. Y así lo ha dejado claro cada domingo desde agosto. Porque un equipo que no quiere una Liga no cierra la temporada sin perder un solo partido en su estadio, ‘El Impenetrable‘. Porque un equipo que no desea el cetro no es capaz de plantar cara a equipos con 400 millones más de presupuesto semana sí y semana también. Tampoco se deja todo sobre el césped en cada balón dividido. Ni cierra la campaña como la más goleadora de su historia. Ni tiene jugadores que se destrozan la tibia contra el poste. Ni un líder como Gabi. Ni los guantes mágicos de Courtois. Ni la defensa más sólida de España. No, no se equivoquen, no se dejen guiar por el revuelo tremendista de fallar ante Málaga y Levante. Otros, los mismos que llevan meses poniendo fecha de caducidad al cóctel de Simeone, quizá no, pero este Atleti sí quiere la Liga.

Si que es cierto que, en las últimas fechas, los muchachos parecen haber dejado un poco de lado el inmaculado discurso del partido a partido. Y sin él, el Atleti no sabe jugar. Saltó al Ciutat de Valencia con las miras puestas en ganar la Liga, y no  en ganar al Levante. Se palpaba en el ambiente, en las más de 9000 caras rojiblancas que arengaban desde la grada. Contra el Málaga, más de lo mismo. Y con ello, nerviosismo, tensión por ver que el reloj avanza y la Liga se escapa. Cuando el que no tiene que salir vivo es el Málaga. No es ganar al Málaga para ganar la Liga, sino ganar al Málaga porque hay que hacerlo, porque esa es la verdadera máxima, la tesis del Cholo que funciona y no debe abandonarse por nada del mundo, aunque no venda periódicos. Pensar en el partido que llega como el único y verdadero, el que hay que sacar para alcanzar la gloria. Precisamente por ello viene tan bien que el Atleti tenga que jugárselo todo a una carta contra el Barcelona en el Camp Nou. Porque así es como este Atleti sabe rendir. Sabiendo que el partido que viene es el más importante de todos. Como lleva haciendo tanto tiempo. Como marca el cholismo.

Piénsenlo un momento y seamos realistas, ¿de verdad alguien creía que esto iba a ser sencillo? ¿Que en el minuto 94 de ayer Willy Caballero iba a dejar al Atleti llevarse la Liga tan fácilmente? ¿Que íbamos a estar el domingo de fiesta en Neptuno? Si es así, que se tire del barco y vaya nadando a la orilla. Esto es el Atleti. Nunca ha sido fácil, ni lo va a ser ahora. Sinceramente, ¿alguien pensaba en agosto que hoy el Atleti iba a estar dependiendo de sí mismo para ganar Liga y Champions y cerrar la mejor temporada en 110 años de historia rojiblanca?

Quizá no seamos conscientes (aunque algún día lo seremos), pero hay que estar orgullosos (y mucho) de Simeone y sus guerreros. Pase lo que pase hoy, mañana y en Barcelona, da igual, porque lo que el argentino y sus chicos han logrado es histórico. Ahora el Atleti es un equipo en el que  se puede confiar. Un equipo vencedor que, guiado desde arriba por Luis, solo piensa en ganar, ganar y volver a ganar. No se dejen engañar. Este Atleti quiere la Liga. Y el Cholo y sus veintitrés valientes la merecen.

- Publicidad -

Alex Jiménez [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/alexJota12 » target=»on» ][/social_link]

 Fotografía: Tania Delgado [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/TD_fotografia» target=»on» ][/social_link]

COMENTARIOS