Las cláusulas mentirosas del Atlético de Madrid

800FotorImanolClausulaEnrique Cerezo, aprovechando el favor que hace el Mundial al mercado de fichajes, ha salido a la palestra y ha dejado una nueva pincelada. No, esta vez no es aquella frase tan conocida por la afición atlética del «los jugadores juegan donde quieren», no. Esta es mucho más directa y sirve para hacer reflexión sobre la anterior y echar en cara a según qué personas sobre si mienten o no mienten. Se ha pasado al «el que no esté a gusto, que pague la cláusula y se vaya». Así de ‘directo’ y ‘contundente’ ha sido el presidente del Atlético de Madrid.

Pero siento decepcionar a quien aún sueña con que, el club que se ha transformado en una de las mayores franquicias de compra-venta del mundo del fútbol, ponga entre la espada y la pared a unos hombres que unos los ven como futbolistas y otros como negocio. Es tan fácil como hacer un pequeño ejercicio de memoria para descubrir la incoherencia de la afirmación. ¿Recuerdan algún jugador que fuese propiedad del Atlético aparecer por la sede de la Liga de Fútbol Profesional para depositar su cláusula de rescisión para irse a otro club? Se han ido decenas de futbolistas, pero obviamente hoy hablamos de los grandes nombres. Desde Fernando Torres hasta Radamel Falcao, pasando por Agüero, De Gea o Jimmy Floyd Hasselbaink entre otros y que dejaron dinero en las arcas (a saber cuánto) y al presidente «contantdo billetes» según sus propias palabras.

El delantero holandés, que hizo las delicias de la hinchada en la temporada del descenso, llegó al equipo rojiblanco en la temporada 1999/00 procedente del Leeds United y, tras el adiós del Atlético a la Liga, fue vendido por un montante de 22,5 millones de euros. Buena cifra, teniendo en cuenta que el equipo partiría desde la Segunda División. Pero realizando el mínimo rastreo, la cláusula de rescisión del pichichi atlético era de 5.000 millones de pesetas (algo más de 30 millones de euros). Sí, el Atlético (con Jesús Gil y Enrique Cerezo a la cabeza), negoció la salida de Jimmy Floyd Hasselbaink. No hubo pago de cláusula de ningún tipo.

La siguiente gran pieza de la que tuvo que desprenderse el club del Manzanares fue su buque insignia. El capitán de una nave a la deriva de un equipo que se le quedaba irremediablemente pequeño. Hablamos de un Fernando Torres que, por boca del que fue su representante, Petón, sabemos que renunció cada verano a irse del club de sus amores, pero que un verano de 2007 no pudo más y se vio empujado a abandonarlo.

En verano de 2006, la cláusula de rescisión del de Fuenlabrada era de 90 millones de euros. Tras la firma de su nuevo contrato, esa cifra descendió hasta los 40. Mal presagio se venía encima de los aficionados. Tras un pésimo año a nivel institucional y deportivo del Atlético, Fernando fichó por el Liverpool de Rafa Benítez. ¿Saben por cuánto? Sí, menos que la cláusula estipulada: 38 millones de euros. Se negoció y, como es lógico, no hubo ningún ademán de depositar dinero alguno en la sede de la Liga.

- Publicidad -

Pero llegan las ventas más curiosas: Sergio Agüero, David de Gea y Radamel Falcao. A priori, y según marcaban sus cláusulas, tanto el argentino, como el español y el colombiano, salieron del Atlético de Madrid acorde al precio estipulado. 45 millones para el Kun, 20 para el portero y 60 para el delantero centro. Pero vuelve a aparecer la pregunta de siempre, ¿les vieron en la sede de la Liga depositando sus cláusulas? ¿Qué se esconde detrás de estas ventas?

Pues en la venta del Kun Agüero, como sucedió con Fernando Torres, su cláusula de rescisión descendió de los 60 a los 45 millones de euros con la firma de su nuevo contrato (seis meses antes de su venta). La historia de cómo salió del Vicente Calderón es conocida por todos. El jugador quedó como el malo de una película en la que, no hay que olvidar, detestó a la afición que le hizo grande, pero en la que la directiva que vendió a su mejor jugador quedó como grandiosa al no venderle al eterno rival. Y encima habrá que dar las gracias.

La marcha del portero al Manchester United fue de ciencia ficción. Sábanas en la clínica de los ingleses mediante y oscurantismo en su marcha, el canterano apenas saboreó la portería con la que llevaba soñando desde pequeño y cruzó el Canal de la Mancha para ser el guardameta de Old Trafford. Coste cero y ganancias de 20 millones. En principio un negocio redondo, pues su sustituto era Courtois, pero el Atlétic ha divagado tres temporadas sin tener un portero de su propiedad. Nuevamente gracias.

Y la tercera situación, la más estrambótica y estrafalaria, fue la de Radamel Falcao. Llegó al Atlético de Madrid por 47 millones de euros más la compra obligada de un tal Ruben Micael, al que se vio más por La Romadera que por el Calderón. Batió récords goleadores y conquistó tres títulos en solo dos temporadas. Se marchó, en principio, por el valor de su cláusula (60 millones) al Mónaco. Un lugar que le prometía mucho dinero pero escaso máximo nivel de fútbol. Una venta extraña. Ni apareció Radamel por la sucursal de la Liga, ni se iba a un equipo con el que los futbolistas sueñen jugar. Todo esto, con un fondo de inversión metido por medio, luego es un misterio con cuántos millones, de los 60 que costó su marcha, se quedaría el Atlético de Madrid. Por cierto, la salida de Radamel trajo como su sustituto a David Villa por 2 millones de euros y se rumorea que una lista preferencial para el Barcelona. Inquietante donde pudo ir a parar el resto del dinero. Pero oigan, gracias, gracias y gracias

Si queremos hablar de la última (y única) cláusula de rescisión depositada por un jugador perteneciente al Atlético de Madrid, sería la de Rubén Baraja que, como ha informado Rubén Uría, fueron 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros).

Ahora Enrique Cerezo desafiante afirma: «quien quiera irse, que pague su cláusula», pero la realidad del Atlético de Madrid, en cuánto a ventas y a los pocos datos que son accesibles, demuestran todo lo contrario. Sálvese quien pueda, y que Diego Pablo vuelva a obrar otro milagro. Continuará.

Jugador          Cláusula         Precio salida

Hasselbaink   30 millones     22,5 millones

F.Torres         40 millones      38 millones

Agüero           45 millones**  45 millones

De Gea           20 millones*    20 millones

Falcao             60 millones*    60 millones

 No queda claro que ninguno depositara la cláusula en la LFP, más bien al contrario.

** Previa bajada de cláusula. 

* No depositó cláusula en LFP.

COMENTARIOS