Una historia de grises y blancos

Conocida la segunda equipación del Atleti y reconocida como una de las más feas de la historia del club, desde algunos lugares de internet se apuntó que lucía demasiado blanca. Y claro, eso para un equipo como el Atlético de Madrid y para su afición es algo inadmisible: el blanco es un color maldito en la ribera del Manzanares.

Curiosamente esta no sería la primera vez que el Atlético de Madrid juegue de blanco. No, el Atlético de Madrid ya jugó de blanco. Incluso disputó una final vestido de dicho color. Aquello sucedió a mediados del siglo XX, más concretamente en 1956. Aunque la utilizó en alguna ocasión más, aquella temporada, la 55/56 es la que ha quedado para la historia ya que en aquel curso el Atleti disputó la final de la Copa del Generalísimo vestido de blanco.

Es cierto que era otra época. Los mejores años del Atleti aún estaban por llegar, la rivalidad con el Madrid existía, pero era cordial, de hecho algunos aficionados eran socios de ambos clubes y las camisetas aún no eran ese elemento casi sagrado para el aficionado en el que se han convertido tiempo después. Y, porque no decirlo, el mundo de futbol aún no se veía desde la trinchera.

Aquel 24 de junio de 1956 el Atlético de Madrid saltó al césped del Santiago Bernabéu para disputar la que sería su tercer final de Copa vestido de la siguiente forma: camiseta blanca, pantalón azul y medias blancas. El motivo de que los colchoneros lucieran esa indumentaria era que el rival era el Athletic de Bilbao y éste actuaba como local. El resultado de aquel encuentro fue de victoria para el conjunto vasco por 2-1 demostrando que en aquella época el Athletic aún estaba un peldaño por encima del Atleti. Así lo recogieron el Mundo Deportivo y el ABC.

No hay muchas más ocasiones en las que el Atleti jugara de blanco, siendo esa la más notoria, pero desde luego esta temporada no será una más porque no hay que olvidarlo la segunda equipación es gris que no blanca. Aunque lo parezca.

- Publicidad -

 

COMENTARIOS