En Madrid sólo hay un equipo

Campeonato Nacional de Liga. Real Madrid 1 (Cristiano Ronaldo 25′ (p)) – Atlético de Madrid 2 (Tiago 10′ Arda 76′) 

No da derecho a una copa, ni siquiera vale más de los tres puntos reglamentarios, pero vencer en un derbi, y en el Santiago Bernabeu, es una delicia que da derecho a gran sonrisa, de esas que sólo el amor correspondido y el Atleti pueden otorgar. Y en este caso confluyen las dos. La afición confía y los suyos no fallan. Por si fuera poco, dos derbis a la saca en un mes. Madrid es rojiblanca.

El Cholo ha configurado un equipo en el que los futbolistas son auténticos soldados entregados a una causa, pero no es menos cierto que hay soldados que lucen menos que otros. Así, la apuesta inicial, con Mandzukic y Raúl Jiménez en ataque, se demostró fallida cuando el equipo no encontraba la forma de estirarse ante la incapacidad de los delanteros para aguantar el balón. Algo que se evidenció aún más con la salida de Arda y Griezmann en la segunda mitad cuando, entonces sí, el Atlético de Madrid superó al Real Madrid.

Salió el Atleti con las ideas claras, aguantar en defensa no dejando correr al Madrid y buscando su oportunidad a través de la estrategia. Dicho y hecho. En el primer córner que lanzó el Atleti, Tiago remató a gol adelantando a los suyos. Tras el tanto, como tantas veces antes y, seguramente, tantas veces después, el equipo colchonero dio un paso atrás y dejó jugar al Madrid. Por si fuera poco, las transiciones defensivas de los del Cholo no eran tan naturales como en otras ocasiones y los jugadores dejaban demasiados espacios a sus espaldas, obligándose a correr mucho detrás del balón. En una de esas jugadas en las que los defensas tenían que esforzarse en achicar agua, Godín hizo una falta a Cristiano al borde del área que Bale lanzó y Moyá presentó sus credenciales. ¡Y vaya credenciales! El meta que vino para ser suplente ha empezado de titular y se lo está ganando a base de paradas. Pocos minutos después, en otra jugada corriendo hacia la espalda, Cristiano encaró a Siqueira, que había reculado hasta el interior del área, e inocentemente hizo penalti. El portugués marcó su séptimo gol de penalti al Atleti. Tras el tanto, dominio blanco. Los rojiblancos parecían menos férreos en defensa que otras veces y eso obligó a Moyá a aparecer con acierto en otro par de ocasiones antes del descanso.

Ya en la segunda mitad, Simeone aguantó un cuarto de hora sin realizar cambios. En esos quince minutos el Atleti parecía más asentado, pero daba la sensación de que el Madrid podía percutir en cualquier momento. De igual forma, en alguna acción en ataque los rojiblancos pidieron penalti sobre los suyos. Y entonces, al cuarto de hora entró Arda en lugar de un Gabi desconocido, sin la chispa habitual y muy impreciso. Tres minutos después entro Griezmann en lugar de Raúl Jiménez que desaprovechó su oportunidad y además evidenció estar lejos de merecer minutos. Y se desató el Atleti. Primero Arda disparó desviado desde el borde del área. A la segunda no falló. Tras un saque de banda, Griezmann filtró un pase a Juanfran que centró atrás donde estaba Raúl García, quien dejó pasar para que el turco cruzara su disparo haciendo inútil la estirada de Casillas anotando el segundo tanto colchonero.

- Publicidad -

Con ventaja en el marcador y Arda y Griezmann sobre el césped llegaron los mejores minutos del Atlético que se había protegido con Mario Suárez, quien había entrado en lugar de Mandzukic. Sin pasar apuros en defensa gracias a un mejor físico que los blancos, los colchoneros aún tuvieron otras dos oportunidades de sentenciar en las botas de Raúl García y de Griezmann. No hizo falta, el equipo del Cholo doblegó al cuadro de Ancelotti. En Madrid sólo hay un equipo. Y va de rojiblanco. Sonrían.

Iván Fuente[social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/ivanindetapia» target=»on» ]https://twitter.com/ivanindetapia[/social_link]

Fotografía: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS