Moyá, Mandzukic y el Calderón

Se jugaba el Atleti la tercera plaza y la mantiene, pero los cariacontecidos y los que se quedan con mal sabor de boca son los colchoneros. Eso dice mucho de lo logrado por este equipo. El empate cosechado frente al Valencia deja a los rojiblancos por delante, pero con el golaverage perdido frente a su perseguidor y con la sensación de ser incapaces de dar portazo a la crisis de juego y resultados. Tendrá que ser en Cornellá.

No jugó mal el Atlético de Madrid, tampoco bien, pero dejó síntomas del ADN que le ha llevado a ser respetado y temido. Hasta que le duró la gasolina fue intenso, apretó al rival y la pizarra apareció para dar ventaja a los colchoneros gracias al gol de Koke. Pudo sentenciar el encuentro en la segunda mitad, pero Tiago acertó a disparar al larguero cuando la portería era toda suya. Con la reserva de combustible encendida y sin Koke, en modo multitarea otro día más, ni Torres en el césped el Atleti se asustó. Quizá al darse cuenta de que tenía que defender más de quince minutos un resultado demasiado corto. Los temores no eran infundados. Con Moyá nunca lo son. El portero, en su deseo de anticiparse a la acción, se adelantó innecesariamente, tuvo que recular de manera forzada y acabó en el suelo viendo como Mustafi empataba el partido y robaba la sonrisa a la afición colchonera. Un tiro a puerta, un gol. Los grandes porteros ayudan a ganar partidos, los buenos no regalan puntos con sus errores y los malos a veces, sólo a veces, parecen buenos. Moyá, mérito el suyo, ha logrado aparentar ser un tipo de portero que no es. Si Oblak es incapaz de reclamar con sus méritos una portería que le debería pertenecer, el Atleti tendrá que fichar un portero titular. El suplente ya lo tiene.

El error de Moyá cuesta dos puntos al Atleti que siente el aliento del Valencia en la nuca y ahora ve reducida a seis puntos la ventaja con el Sevilla. A pesar del mal momento colchonero, ni sevillistas ni valencianistas han podido derrotar a los colchoneros. Han recortado su ventaja al mínimo, pero queda mucha Liga. Muchas jornadas donde cualquier traspié costará caro. Ahora todos los partidos son finales. La mitad de ellas se jugarán en el Calderón que tendrá que ser el fortín que fue. Para ello la afición debe de empujar más de lo que lo hizo frente a los chés.

Otro que deberá cambiar de registro es Mandzukic. Sus números le avalan, su esfuerzo pasado deja patente el tipo de jugador que es, pero su actitud actual le condena. Sus goles son necesarios para alcanzar cualquier objetivo. El Cholo deberá reconducir la situación, el mando de hierro no funciona con todos. A veces hace falta mano izquierda.

Iván Fuente[social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/ivanindetapia» target=»on» ]https://twitter.com/ivanindetapia[/social_link]

- Publicidad -

Fotografía: Tania Delgado [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/TD_fotografía» target=»on» ]https://twitter.com/TD_fotografia[/social_link]

 

 

COMENTARIOS