Siempre hay una primera vez…

malaga-2-2atleti-liga-11042015-2Atleti y Málaga protagonizaron un duelo de titanes. Desde el pitido inicial las defensas se impusieron a los ataques. Los equipos esperaron sus oportunidades y estas se negaron a aparecer. Pocas veces dos equipos tan distintos preparan un partido con un guión tan idéntico. Eso se tradujo en un empate técnico en cada faceta del juego y sólo las líneas rojas o azules permitieron saber quien jugaba a favor o en contra del viento. Al menos hasta que se los astros se alinearon. Concatenación de detalles y siempre con un factor común, cuestión de estrenos.

Jesús Gámez pisaba por primera vez La Rosaleda con una camiseta diferente a la del Málaga. Inexplicablemente, el capitán que tanto ha dado al equipo andaluz fue pitado. Jamás vi pitar a Torres en su regreso al Calderón cuando militaba en el Liverpool o el Chelsea, pero quizá por eso somos diferentes. En cualquier caso, el regreso de Gámez a casa no pudo ser mejor. En su primer saque de banda al área tuvo a bien liarla. Con ayuda de Kameni, cierto. Y en la misma jugada, gol de Griezmann, que por primera vez ha marcado más de 16 goles en Liga.

Las jugadas de estrategia, con los saques de banda como nuevos córners, es una forma de vida, para lo bueno y para lo malo. 30 de los 58 goles del Atleti han llegado así. Si de estrenos fue el ataque, también lo fue la defensa. Azotados en nuestro punto fuerte, un córner al primer palo, dos nuevos estrenos llegaron en la Rosaleda. Torres metió su primer gol en propia puerta en toda su trayectoria tras casi 700 partidos de profesional. Oblak recibió su primer gol en Liga. También el esloveno encajó el primer tanto tras aquella ya famosa tanda de penaltis.

Con una dosis de fortuna alta, el Málaga se colocó por delante, aunque la calidad de Samu puso la diferencia. Pero ante este contratiempo, el Atleti puso otra receta novedosa, Raúl Jiménez. Y no me malinterpreten, el mexicano marcó su primer gol ante el Sevilla y ha tenido destellos de calidad. Sin embargo, hoy fue distinto. Raúl Jiménez por primera vez ha sido determinante. El mexicano se ha especializado en las asistencias de gol. Contra el Getafe peinó para el gol de Tiago. Hoy, le dio un regalo a Griezmann, que sigue engordando sus cifras con tantos determinantes.

Y al final, el delantero galo es factor común en otro punto, no absolutamente novedoso pero que no se producía desde hace muchos partidos. Nos tenemos que remontar a la jornada dieciséis, último partido del año 2014, para ver el Atleti recuperar puntos fuera de casa tras ir perdiendo. Entonces el equipo le endosó un 1-4 al Athletic con tres goles de Griezmann. Hoy sólo se ha podido empatar, pero es un punto muy importante. No hay motivos para dramatizar. La tercera plaza está asegurada una jornada más. Y además, las novedades son detalles y los detalles deciden partidos. También en Europa.

- Publicidad -

Fernando Sancho Gadea [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/kamikazesancho» target=»on» ]https://twitter.com/kamikazesancho[/social_link]

Fotografía: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS