Qué fue de… 8. Gronkjaer

Si hablamos de fútbol danés muchos serán los que se acuerden de aquel tipo que miraba a los ojos a su señora mientras asistía a Romario, de la selección del 92 o quien sabe, incluso alguno se acordará de aquel espigado portero al que ahora intenta emular un joven de Illescas. En efecto, es muy posible que se acuerden de Michael Laudrup. de la selección danesa campeona de la Eurocopa de 1992 o de Schemeichel, el mítico arquero del United de los noventa. Pocos muy pocos, incluso entre los colchoneros, recordará a un extremo danés que corrió la banda del Calderón, un tal Jesper Gronkjaer.

Y es que lo lógico es no acordarse. No porque no rindiese, que lo hizo, sino porque su paso por el Atleti fue efímero. Llegó en pleno invierno a la ribera del Manzanares y tras disputar una veintena de encuentros con al rojiblanca decidió, por problemas de adaptación, el deseo de su mujer y una buena oferta del Stuttgart poner rumbo a Alemania en el siguiente verano. Tiempo después reconoció que debió quedarse más tiempo. Sus carreras por la banda y su asociación con el Niño Torres dejaron buen sabor de boca en los colchoneros. Su espantada, cara de poker. No era un crack, en aquel Atleti pocos lo eran, pero aún tenía mucho que ofrecer.

Sea como fuere, puso rumbo a Alemania donde también tuvo problemas de adaptación lo que le acabó llevando de nuevo a Dinamarca, al Copenhague donde vivió sus mejores años como futbolista. Allí también se convirtió en un héroe. En un partido en 2010 frente al Barcelona, el delantero de su equipo, N’doye, chocó contra Valdés y se quedó tendido sobre el suelo. Al ver que no reacionaba, el danés corrió hacía él y se aseguró de que su compañero no se ahogase con su propia lengua. Aquel gesto de Gronkjaer pudo salvar la vida al punta.

Finalmente el hombre que probó suerte en la Premier, en la Liga y en la Bundesliga, pero que nunca pudo superar sus problemas de adaptación ni sus lesiones acabó retirándose con el equipo donde mayor reconocimiento logró, el Copenhague, frente al equipo donde creció como futbolista, el Aalborg.

 

COMENTARIOS