Qué fue de… 7. Ibagaza

Si a finales de los noventa los fichajes de dudosa calidad se conocían como venturines y en la primera década del siglo XXI fue Fabiano Eller el abanderado de esta categoría, otro jugador que acabó siendo el paradigma de un tipo de fichaje es Ariel ‘el Caño’ Ibagaza. Tras su buen hacer en el Mallorca, el Atleti le fichó esperando que llevase la manija del equipo, pero lo cierto es que Ibagaza nunca logró devolver la confianza puesta en él por lo que su nombre quedó ligado a esos jugadores que llegan a la ribera del Manzanares tras brillar en equipos inferiores, pero que nunca llegan a rendir como colchoneros.

Sea como fuere, ‘El Caño’ llegó al Atlético de Madrid en la temporada 2003/04 después de deslumbrar en el Mallorca de Cúper. Por desgracia para él y los rojiblancos su paso por la ribera no fue tan brillante. Ni de lejos. Los problemas de adaptación, las lesiones y, porqué no decirlo, la presión de jugar en un grande (por mucho que el Atleti no atravesara sus mejores momentos) pesaron mucho sobre Ibagaza que terminó saliendo de cuadro colchonero por la puerta de atrás, tres años después de su llegada, tras haber disputado más de cien encuentros como colchonero. Sus grandes años previos al Atleti y su escaso rendimiento en la casa rojiblanca terminaron por hacer de él el perfecto ejemplo del futbolista que tras destacar en equipos de perfil medio, eran fichados por el Atlético de Madrid donde su calidad se difuminaba. Basten al respecto estas palabras de Enrique Ortego en 2004. «Técnicos y jugadores que han acumulado méritos en otros clubes cuando llegan al Calderón se sobresaltan, se atolondran y empequeñecen. No pueden con la responsabilidad de una camiseta y una entidad complicada como pocas. Ahí están los casos: desde el entrenador que los manda (Manzano) a De Los Santos, Musampa, Novo, Ibagaza… que eran bastante más de lo que ahora son».

Para hacer más evidente el caso, tras su salida del Atleti, ‘El Caño’ regresó a Mallorca donde volvió a realizar grandísimas actuaciones que le valieron sus fichaje dos años después por el Villarreal. En El Madrigal también brilló. Tras jugar en Mallorca, Atleti y Villarreal, Ibagaza se convirtió en el argentino con más partidos en la Liga española. Se dice pronto. En 2010 puso rumbo a Grecia, al Olympiacos, donde brilló a pesar de haber superado la treintena. Allí conquistó la Superliga griega mientras en cada mercado de fichajes se especulaba con su vuelta a España, allí donde dejó buen recuerdo, Mallorca y Castellón. Finalmente, tras salir del club del Pireo en 2014, Ibagaza puso rumbo al Panionios donde, a sus 38 años, sigue dando muestras de su calidad. Esa que en los colchoneros nunca pudieron disfrutar.

Iván Fuente [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/ivanindetapia» target=»on» ]https://twitter.com/ivanindetapia[/social_link]

COMENTARIOS