A base de fe y buen fútbol

Alicante – Estadio José Rico Pérez – 08/08/2015 – 22:00

Atlético de Madrid

Markel (p.p, 17′), Griezmann (75′)
2
0

Real Sociedad

Martínez Munuera

CRÓNICA. Pocas veces un equipo juega tres partidos en 12 horas y menos consiguen todos los resultados posibles. El Atlético de Madrid se ha impuesto 2-0 ante la Real Sociedad en el Rico Pérez y lo ha hecho a base de dos argumentos muy cholistas: la fe y la calidad. El esfuerzo y el trabajo no está reñido con el juego de calidad y el Atleti por momentos deslumbró en Alicante. La paciente grada vibró con el debut de Filipe Luis y con otra buena actuación de Óliver Torres, siempre diferente.

El partido arrancó con más de una hora de retraso por problemas en el vuelo de la Real Sociedad. Y el conjunto txuri urdin se encontró enfrente un equipo de altos vuelos. En defensa, una línea recitada casi de memoria con permiso de José María Giménez, que ocupa el lugar de Miranda. El debut de Filipe Luis se llevó todos los focos, pero en el Rico Pérez la línea medular deslumbró. Tiago parece no envejecer nunca y un Gabi recuperado es un capitán a seguir hasta la muerte. La calidad llegó de la mano de Óliver y Koke. Torres puso el pundonor y Griezmann la dinamita.

partido_3El Atleti demostró intensidad. No obstante, Simeone tenía marcado este partido como el primer test serio del equipo. Y eso sólo podía significar presión, trabajo, rigor táctico y una dosis de calidad. Con Óliver y Koke en banda, pero con mucha libertad de movimiento, los centros de Filipe, Óliver y Juanfran buscaron la referencia de Torres.

Un juego muy reconocible en el conjunto colchonero que se complementó a la perfección con movimientos y pases interiores. Los diez primeros minutos fueron un monólogo rojiblanco, que poco después encontró el premio al fulgurante inicio del equipo.

En un partido con aire festivo pero aroma de ‘oficial’, el primer gol del Atleti tenía que llegar a base de fe, de esa que el Cholo ha inculcado en sus jugadores partido a partido. Un centro sin peligro con dos despejes de la zaga vasca terminó en un nuevo balón al área. Griezmann luchó hasta la muerte a pesar de su 1,76 de altura y las dos torres de la defensa txuri urdin se desmoronaron. En un fallo incomprensible, Markel cedió al portero pero superó a Rulli, inaugurando el marcador con un gol en propia puerta. Premio al buen trabajo.

- Publicidad -

partido_23Desde ese momento, el Atleti combinó mejor y más rápido. Los movimientos interiores de Griezmann y Torres abrían las bandas para dejar vía libre a Filipe y Juanfran. La Real Sociedad apenas inquietó a Oblak, que apenas tuvo que resolver un par de balones aéreo. Juanfran cortó un peligroso pase que podía haber llevado peligro y ese fue todo el trabajo defensivo que tuvo el equipo antes del descanso.

En la segunda mitad, otra dosis de ‘cholina’. La Real Sociedad salió mejor plantada en el campo pero el otro ingrediente de la receta del partido salió a relucir. La calidad de la medular rojiblanca empezó a canalizar juego. Al primer toque, Tiago dio salida de balón, Koke sorteó líneas de presión y Óliver dio el último pase. En una jugada con estos ingredientes Koke estuvo a punto de hacer el segundo con un disparo que se topó con un defensa. La ocasión vino precedida de una gran jugada colectiva en la que Torres dejó pasar el balón.

Con Correa el encuentro ganó en verticalidad, pero el equilibrio línea por línea se mantuvo. Y en un destello de calidad, el enésimo del equipo, Griezmann hizo el segundo gol tras una magnífica volea. La primera ocasión del francés terminó fuera minutos antes, pero una segunda vez el ‘petit diable’ no perdona. En una jugada para enmarcar y desarrollada al primer toque por cada jugador, el Atleti sorteó cada jugador rival con un pase por elevación. Juanfran cedió a Koke, el canterano a Correa, y este se la dejó a Griezmann para que definiese como un auténtico goleador.

Con el 2-0, el partido bajó en intensidad en un ejercicio de control hasta el pitido final del árbitro, si bien minutos antes Griezmann pudo hacer el tercero tras disparar al larguero. Buenas sensaciones del equipo que no sólo ganó por fe y calidad, sino también a partir del equilibrio grupal, del trabajo y del esfuerzo. Este Atleti no solo convence en el campo, sino que por primera vez en la era de Cholo Simeone parece tener soluciones igual de fiables en el banquillo. Óliver reclama ser titular y todavía falta ensamblar las piezas de Vietto y Jackson.

partido_2Jugaron: Oblak; Juanfran, Godín, Giménez, Filipe; Gabi, Tiago; Koke, Óliver (Correa, 60′); Griezmann y Torres.

Fotografías: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS