Qué fue de…. 10. Nagore

Tras fracasar en el primer intento de volver a Primera, el Atlético recurrió a Luis Aragonés para comandar la nave rojiblanca. El Sabio encontró en un navarro el mediocentro de brega que necesitaba para hacer un equipo capaz de ascender. Ese centrocampista no es otro que Nagore, ‘Txomin’ Nagore.

Hermano de un pelotari, Nagore también podría haber hecho carrera en la pelota vasca, pero lo suyo era el fútbol. Criado en Tajonar, como tantas otras promesas navarras se mudó a Lezama con la esperanza de triunfar en el Athletic. Lejos de lograrlo salió con destino al Numancia de donde lo fichó el Atleti. «Nos pagaron 500 millones por él, aunque tardamos en cobrarlos seis años», reconoció el presidente del equipo soriano el verano pasado. Así es como Nagore llegó al Atleti donde pronto se hizo con la titularidad en Segunda.

Tras lograr el ascenso, su papel con el equipo en Primera pasó a un segundo plano por lo que decidió poner rumbo a Mallorca. De allí paso al Celta de Vigo y después al Levante antes de volver a Soria, al que a la postre ha sido el equipo de su vida, el Numancia. En la ciudad castellana pasó siete años siendo indiscutible para todos los entrenadores que pasaron por allí. Eso le llevó a ser un ídolo para la grada de Los Pajaritos que con tristeza le despidió en el verano de 2013 cuando la directiva rojilla no quiso renovarle. Un gesto que el jugador no entendió del todo a pesar de que los sorianos le impusieran la enseña de oro y brillantes del club. De Soria marchó a Miranda, al sorprende Mirandés donde jugó una temporada antes de colgar las botas. O anunciarlo. Ya que tras asegurar que se retiraba del fútbol en activo, Nagore cambió de opinión y decidió quitarse el mono de balón jugando en el Iruña de Tercera División. Y es que como el mismo reconoció en una entrevista «cuanto más mayor eres más disfrutas del fútbol». Palabra de ‘Txomin’ Nagore.

Fotografía: Numancia

COMENTARIOS