El Atlético B firma con el Sanse un pacto de no agresión

Cerro del Espino – Majadahonda- 18/10/2015 – 12:00 – Tercera División Jornada 8

Atlético de Madrid B

0
0

UD_San_Sebastián_de_los_Reyes-50pxUD Sanse

Árbitro: Basilio Puerta Sánchez (Comité Madrileño)

CRÓNICA. Lo que prometía ser un compromiso competido, un duelo bonito de dos ‘gallitos’ que aspiran a todo esta temporada y que quieren imponer su ley en el Grupo VII de la Tercera División, acabó convirtiéndose en un encuentro descafeinado, carente de emoción y de espectáculo, digno de dos entidades que parecían no jugarse nada y en el que el miedo se apoderó de dos entrenadores que se conformaron con un mísero punto. Tanto el Atlético de Madrid B como la UD Sanse, que se marchó de Majadahonda con media sonrisa en la cara por seguir invicta tras ocho jornadas, firmaron en El Cerro del Espino un pacto de no agresión que acabó con un reparto de puntos que les permite, única y exclusivamente, seguir sumando.

Al partido solo le faltó el reparto de arrumacos y besos sin recato ninguno entre los 22
jugadores, algo de lo que se encargaron el sansero Rubén Negredo — hermano de Álvaro, el
delantero del Valencia — y los rojiblancos Iván Pérez — que regresaba al once inicial tras la
lesión sufrida en verano — y Pierre de matizar el descaro metiéndole una pequeña dosis de
tensión a cada balón dividido. El duelo careció de pasión, de orgullo por el escudo. Primó el conformismo durante 70 minutos. En la recta final ambos entrenadores se dieron cuenta de que atacando y buscando la portería rival podían dar con el pleno al quince. Pero, quizás, les pareció demasiado osado para esto que llaman fútbol…

Foto 19-10-15 12 23 06Debe dar gracias, en cierta medida, el técnico colchonero Víctor Afonso de cosechar un punto como local — el tercer empate en cuatro encuentros en El Cerro — dado que el conjunto norteño fue superior durante el primer periodo. El Atleti B fue una comparsa ante un Sanse que dominó, se hizo con la posesión del esférico y controló el ritmo de juego. No tuvo ni grandes ni claras ocasiones pero Charly, tras asociarse con Negredo, lanzó una advertencia con un disparo colocado a la escuadra que se encontró con la manopla de Bernabé Barragán. No hubo más avisos, no vaya a ser que dieran la atrevida sensación de querer ganar el partido.

La única nota positiva que pudo rescatar el filial colchonero es que el entramado defensivo gana enteros a cada jornada. No sufrieron ante las acometidas de los chicos de Mateo García, con un Iván Márquez pegajoso en la marca y con un Iván Cañete imperial en la defensa. Afonso ha dado con la tecla con una línea defensiva que no pasa apuros, que demuestra un buen entendimiento. Más problemas encuentra en otras líneas. La distancia entre el centro del campo y la delantera obligó a Rober y a Samu Villa a bajar en exceso para pedir el balón, dejando sin referencia alguna en ataque.

Demandaba el partido que los laterales, Iván Pérez o Rafa Muñoz, o los extremos, Tete o Arona Sané, rompieran el partido incorporándose con cierta regularidad el ataque y dando vértigo por los costados para ganar presencia en fase ofensiva y cierta comodidad en el césped. A esa necesidad únicamente respondió Iván Pérez, que fue cogiendo ritmo de partido según avanzó el minutero del electrónico. El monólogo del Sanse, o el quiero y no puedo del Atlético B, finalizó con un tímido disparo de Samu Villa desde la frontal, el único tras 45 minutos.

- Publicidad -

En la reanudación el Sanse pudo hacer bueno su estéril dominio pero la suerte se alió a favor de los locales. Bernabé, o cualquier utilero, debió poner estampitas de vírgenes y santos de todo tipo detrás de los palos antes del partido. Solo así se puede llegar a entender como el latigazo de Christian Seubert, libre de marca, se estrellara primero contra el palo derecho y después contra el palo izquierdo antes de llegar, mientras besaba la línea de gol, a las manos del guardameta. El Atlético B, al que le temblaron las canillas, le vio las orejas al lobo y tomó la inteligente decisión de intentar hacer daño a su rival.

Afonso apostó por el carrusel de cambios, dando entrada a Jorge Katime y a Amath por un gris Rober y Tete, y la decisión le salió bien. No tardó en dar la réplica y un cabezazo del capitán Rafa a la salida de un córner estuvo cerca de alojarse en el interior de la portería de Kike. La ocasión supuso una bofetada para el Sanse, que dio un pase atrás, y una bocanada de aire para el Atlético B que, ya con Xu Xin dentro del campo, ganó presencia y ganó en verticalidad.

Foto 19-10-15 12 29 54 Olió el filial la sangre y pudo, incluso, llevarse el partido por demérito del rival en la recta final. Xu Xin no hizo buena una asistencia filtrada de Pierre y Samu Villa fue incapaz de clavar en la escuadra una jugada personal del internacional chino por el costado derecho para sumar tres puntos de oro y encontrar esa regularidad en términos de resultados que tanto necesita el filial para adaptarse a la categoría y no complicarse su futuro.

Atlético de Madrid B: Bernabé; Rafa, Iván Márquez, Cañete, Iván Pérez; Arona (Xu Xin, 71’), Pierre, Pape, Tete (Amath, 57’); Villa y Rober (Jorge Katime, 57’).

Puerta Sánchez (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los locales Villa (61’), Xu Xin (73’) y Pape (79’). Expulsó a Rayco Mederos, preparador físico rojiblanco (90’).

Fotografía: Álvaro Moreno / Esto Es Atleti

COMENTARIOS