Jackson Martínez se marcha al Guangzhou Evergrande

La aventura de Jackson Martínez en la Ribera del Manzanares ha concluido a los 202 días después de que las tres partes interesadas, lo que viene siendo el Atlético de Madrid, equipo que tiene su derechos, Jorge Mendes, representante del futbolista, y el Guangzhou Evergrande de China, entidad interesada en los servicios del jugador, hayan acordado el definitivo traspaso a cambio de una cantidad, según revelan diferentes medios de comunicación, superior a los 40 millones de euros.

El acuerdo del traspaso del jugador aún no se ha comunicado públicamente por ningún canal oficial pero tanto el delantero, Jackson Martínez, como su representante que ejerce de intermediario, Jorge Mendes, el director técnico del área deportiva del Atlético de Madrid, Andrea Berta, y diferentes miembros directivos del Guangzhou Evergrande están reunidos desde por la noche del martes en los interiores del Vicente Calderón negociando una salida que ya se ha concretado. El cafetero, de esta manera, pondrá punto y final a su experiencia en España tras marcar tres goles en 22 encuentros oficiales con la camiseta rojiblanca.

El internacional colombiano se ausentó de la sesión matinal organizada por Diego Pablo Simeone en El Cerro del Espino, en el primer entrenamiento de vuelta al trabajo tras la derrota contra el FC Barcelona, alegando “motivos personales” y con permiso del club rojiblanco. Su salida un día después del cierre del mercado de fichajes en Europa impide al Atlético de Madrid acometer alguna operación para suplir su marcha con destino al continente asiático.

La venta de Jackson representa la segunda transacción más cara que recibe el Atlético de Madrid, después de la de Radamel Falcao al AS Mónaco, y la operación más importante que se realiza en un campeonato como el de China, que en las últimas semanas se ha destapado por llevar a cabo fichajes de futbolistas en equipos europeos por un alto montante económico.

La operación ha recibido luz verde por diferentes motivos, más allá del generoso precio final que ingresará en las arcas el conjunto madrileño. La cautelar concedida por parte de la FIFA tras la sanción impuesta por los fichajes de menores ha permitido que el Atlético vea con buenos ojos deshacerse de un futbolista que ha tenido roces recientes con Diego Pablo Simeone y que ha acabado con la paciencia de los pesos pesados del vestuario.

- Publicidad -

COMENTARIOS