Alea iacta est

EL ONCE (Milán). El Comandante Simeone al mando de un equipo formidable de legionarios del Cholismo, temido en toda Europa, pretende cerrar el círculo y conseguir el título que le resta en las vitrinas del club y acceder al estatus de leyenda. A las puertas de San Siro aguarda el botín más preciado, un lugar indeleble en la historia y la mayor de las victorias.

Con pocas dudas sobre cuál será el once, ya hay un bloque con alguna variante que tanto niños como mayores se saben de carrerilla. El Atlético llega con más moral, autoconfianza y seguridad en si mismo que nunca.

En la portería Oblak. El mejor Zamora de todos los tiempos, también ha dejado boquiabiertos a los rivales europeos contra los que se ha enfrentado. Sólo ha concedido 7 goles en 12 partidos. Su misión, volver a hacer parecer fácil, lo casi imposible.

En defensa, la semifinal de Munich se ha cobrado la única víctima del equipo titular. El joven Giménez puede ceder su hueco a Savic, menos expeditivo y espectacular pero por contra más sobrio y regular. Es la única duda. Godín comandará una defensa en la que Juanfran y Filipe Luis estarán en los laterales. Ambos están entre los tres mejores del mundo, por su estado de forma,  y combinarán prestaciones defensivas de primer nivel con subidas en ataque cruciales para hacer daño al Real Madrid por fuera.

Clive Rose/Getty Images
Clive Rose/Getty Images

Con el centro del campo más canterano de la historia reciente del club, sólo la fabulosa incorporación de Augusto en el mercado invernal varía la procedencia del talento. El argentino volverá a hacer de Tiago y Gabi volverá a hacer de Simeone. El capitán es el reflejo del Cholo en el campo. A ratos por fuera y a ratos a modo de volante tanto Koke como Saúl lanzarán el ataque rojiblanco. El primero es el rey del balón parado y aunque en Liga se mostró decisivo en el tramo final asistiendo, en la Champions League sólo lleva un pase de gol. Malas noticias para el Real Madrid ya que siempre acaba intentando cuadrar sus números. Saúl, es la estrella emergente tanto del Atlético como de esta edición de la Liga de Campeones. Su gol ante el Bayern le ha puesto en el mapa como jugador de talla mundial y le sirve de carta de presentación en su irrupción en la selección.

- Publicidad -

En la punta el killer, Griezmann, con siete goles, se pone frente a frente a Cristiano Ronaldo y sus 16 goles (con algún empacho de gol frente a rivales menores incluido). Le acompaña Fernando Torres, ante el partido de su vida, el partido de su vida de todo atlético en realidad, que jugará en nombre de todos los niños y mayores que un día soñaron con ser futbolistas. Y quiere cumplir su sueño a lo grande.

Enfrente Navas, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos, Bale, Benzema y Cristiano son otro once arquetípico que no deja resquicio a dudas sobre los once elegidos de Zidane.

En el 49 a.C. Julio Cesar se detuvo un segundo ante el río Rubicón y al grito de alea iacta est (¡la suerte está echada!) mandó a sus tropas cruzar el puente que iba a Roma y entrar en la historia para siempre venciendo a antiguos aliados que le habían tracionado. En realidad este equipo no inspira que necesite suerte, sólo cumplir con su destino. Según los cronistas latinos el primer emperador entró en Roma para sofocar la revuelta en su contra al grito de: «¡que empiece el juego!» ¡Que empiece, pues!

Imagenes: Miguel Peris | Clive Rose / Getty Images

COMENTARIOS