El truco del manco

Siete días después de que valorara como buena idea ordenar con disimulo a un recogepelotas invadir el campo con un balón secundario mientras el Málaga comandaba un contragolpe, un periodo en el que el Comité de Competición y el de Apelación consideraron justo coincidir en una sanción de tres partidos acogiéndose al Código Disciplinario, a Diego Pablo Simeone se le ocurrió otra manera de no perder el contacto con su banquillo y poder transmitir órdenes a sus jugadores durante la victoria que el Atlético de Madrid cosechó contra el Rayo Vallecano en el Vicente Calderón.

Atado de pies y manos, enjaulado en una de las butacas de la zona VIP del estadio, ‘el Cholo’ aplicó el truco del manco para comunicarse con su cuerpo técnico durante el desarrollo del encuentro. Sentado a la derecha de Diego Godín, que apura los días de recuperación para llegar en forma óptima a la cita del Allianz Arena, y a la izquierda de Pablo Vercellone, fue precisamente el entrenador de porteros el que hizo de su interlocutor personal para no quebrantar la sanción que le impide conversar directamente con los implicados en el juego.

20160501-Vercellone-SimeoneVercellone fue el encargado de transmitir al banquillo del Atlético de Madrid mediante un pinganillo las correcciones tácticas que le sugería constantemente el técnico argentino desde la tribuna. No es algo inusual para el cuerpo técnico rojiblanco, que normalmente siempre tiene a un miembro – el fisioterapeuta Felipe Iglesias – con un pinganillo en la oreja durante los partidos. Iglesias no falló a su cita y contra el Rayo también ejerció de transmisor al banquillo dado que el reglamento impide que, en este caso, el ‘Mono’ Burgos reciba órdenes expresas del personal sancionado.

La pillería, como muchos han querido tildar, cogió mayor peso cuando la realización de ‘Movistar +’ identificó a Gabi Fernández como interlocutor. El capitán, que jugó los 90 minutos contra el Bayern, no saltó al terreno de juego en el segundo periodo contra el Rayo para dejar su sitio a Koke Resurrección. Desde ese momento se convirtió en el brazo extensible de Simeone desde la segunda línea de banquillo. Cogió uno de los pinganillos, entró en línea directa con Vercellone y se encargó de echar un cable a Germán desde la zona técnica, mandando a Koke que no perdiera el sitio a la vera de Matías Kranevitter y ordenando al equipo jugar más junto en el centro del campo.

20160501-Gabi-Pinganillo

La pregunta del millón es si ‘el Cholo’ se expone a una segunda sanción por esta comunicación indirecta. El Código Disciplinario de la Federación dispone de dos artículos sancionados para este caso. Sin embargo, Simeone no entra dentro de lo que estipulan ya que en ningún momento participó de forma directa en la línea de comunicación. No corre riesgo ninguno de ser sancionado y ni siquiera el colegiado del encuentro Sánchez Martínez reflejó en el acta la presencia de pinganillos en el banquillo local.

- Publicidad -

Sobre esta acción se pronunció Clemente Villaverde al término del partido, recalcando en todo momento la legalidad de la acción y la inocencia del entrenador. “De Diego no le llegaban instrucciones al banquillo por pinganillo. Siempre nos comunicamos con el banquillo de modo inalambrico, pero te puedo asegurar que Simeone no se ha comunicado con ellos en ningún momento. Estaba a mi lado y te puedo asegurar que no ha hablado con ellos”, sostuvo el Director General de Fútbol del Atlético de Madrid. Caso cerrado.

Fotos: capturas de @casadelfutbol.

COMENTARIOS