Nunca dejen de creer

CONTRACRÓNICA (Milán). Si las derrotas de Bruselas y Lisboa fueron crueles, la de Milán aún le dio una vuelta de tuerca más a la historia del Atleti en la Champions League. Ni el más retorcido cineasta podría imaginar un guión así de despiadado en la película rojiblanca con la Copa de Europa. Una relación que siempre se queda a las puertas de formalizarse con una etapa de noviazgo maravillosamente feliz, pero que siempre se trunca en el momento de dar el sí quiero en el altar.

El altar más alto de Europa se le resiste al Atlético de Madrid, y esta vez la novia se volvió a dar a la fuga en un coliseo italiano tras haber huido la última vez antes de enfundarse el anillo en un templo portugués. Habrá algunos que piensen que habrá que mirarse a uno mismo y pensar en las razones de porque no se llega a formalizar de una vez por todas esa relación. Pero oigan, el problema no está dentro. Tampoco esta fuera. Simplemente el destino es el culpable de que el Atleti no haya levantado aún la «Orejona». No se le puede reprochar nada a este equipo, a este cuerpo técnico, a estos jugadores ni a esta afición. Todos unidos fueron a Bruselas, a Lisboa y a Milán. Todos forjados en los valores del trabajo, la insistencia, el esfuerzo y la fe. Y sin embargo todo ello no bastó para proclamarse campeón del trofeo más valioso del viejo continente.

Cuando todo es oscuro no alcanzamos a ver un rayo de luz entre las tinieblas. Pero si hay algo que sabe hacer el Atlético de Madrid y sus fieles seguidores es levantarse después de caerse. En eso son los campeones mundiales y por ello nunca hay que abandonar los valores que les han llevado en tres ocasiones a luchar por la máxima gloria europea. Porque esos valores son los que hacen que haya un motivo para creer, y duele, por supuesto que duele perder cuando tienes el triunfo tan cerca. Pero precisamente por ello, el carácter rojiblanco se refuerza y se forja para estar preparado el día que por fin le toque levantar al aire la Copa de Europa. No duden de que ese día llegará tardeo temprano. El Atlético de Madrid está entre los grandes de Europa por pleno derecho, y no se pueden abandonar los valores que han mostrado para llegar hasta ahí porque esos son los valores que un día les permitirán reinar en el continente europeo. El día llegará, no lo duden. Ahora es el momento de levantarse, de elevar el mentón y sentirse orgulloso de un equipo que nunca dejará de creer, pase lo que pase.

Fotografía: Iván Morato / Esto Es Atleti

COMENTARIOS