Oblak recoge el testigo de Courtois

Oblak es el portero menos goleado de la Liga. Así lo dicen los 18 goles encajados en 38 partidos. O lo que es lo mismo, una media de 0,47 goles por partido. Iguala el récord de Liaño. Y recoge el testigo de Courtois como último colchonero que logró alzarse con el trofeo Zamora.

La temporada del esloveno es para enmarcar. Sólo ha encajado 18 tantos en 38 partidos, ha dejado su portería a cero en 24 encuentros. Casi nada. El que es el primer Zamora esloveno en la historia liguera tiene por detrás a Claudio Bravo, portero del Barça, con 22 goles en 32 partidos (0,69) y Areola, del Villarreal con 26 goles encajados en otros 32 encuentros (0,81). Los números no engañan. Oblak no tiene rival. La defensa del Atleti no tiene rival. Y es que como él mismo reconoció tras el partido contra el Celta, lo importante es el equipo, «siempre es bueno conseguir cosas importantes, pero lo que importa es el equipo».

Tras llegar de Benfica con la etiqueta de sustituto de Courtois, sus primeros meses en el Calderón no fueron sencillos. El cambio de Liga, su lesión y las dudas que dejó en sus primeras actuaciones le costaron una suplencia que abandonó con todo merecimiento mediada la temporada pasada. Desde entonces no ha parado de demostrar que la etiqueta con la que vino es cierta. Es el sustituto del belga. No sólo se ha alzado como uno de los baluartes defensivos del Atleti como era Courtois, si no que también se ha alzado con el Zamora liguero. No sólo eso, si no que mejora los registros del ahora guardameta del Chelsea. Si Courtois se alzó con dos Zamoras en ninguno de ellos logró los números que ahora certifica el esloveno. Y el Calderón enamorado del esloveno. Ya saben, Obi, Oblak, cada día te quiero más.

Fotografía: Esto es Atleti / Tania Delgado

COMENTARIOS