Otro capítulo de la maldición de Argentina

NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

COPA AMÉRICA CENTENARIO. Una vez más. Y van seis. Argentina volvió a perder una final de un gran torneo y prolonga su maldición. Desde 1993 la selección albiceleste no ha ganado un título y desde entonces ha perdido seis finales. La Copa América Centenario no sólo pasará a la historia por ser el torneo jugado 100 años después de la primera edición de este campeonato, sino también por el fiasco de Argentina, calcado al de 2015. De nuevo los ingredientes fueron los mismos, Chile, penales y un nuevo fracaso.

Comenzó el partido en un mar de dudas, las que emanaban dos equipos que no querían tomar riesgos. La final de la Copa América de 2015 estaba todavía muy presente y el guión del partido fue similar. Poco fútbol, mucha intensidad y ocasiones las justas. Hubo que esperar hasta el minuto 22 para ver la primera gran ocasión de Higuaín en un mano a mano que mandó fuera y a la recta final de la primera mitad para que los dos equipos se quedasen con 10. Doble amarilla para Marcelo Díaz y roja directa para Marcos Rojo.

Argentina ha perdido 6 finales desde 1993. Cuatro de Copa América, una de Copa Confederaciones y un Mundial

En igualdad de condiciones arrancó el segundo acto, aunque con Chile mejor asentada en el campo. Varias jugadas asociativas en torno al área y la falta de una referencia en el centro del campo llevaron al Tata Martino a apostar por Kranevitter en el minuto 56. El jugador del Atlético de Madrid entró al campo por el tocado Ángel Di Maria. Desde ese momento, la albiceleste mejoró en su control del juego y llevó el peso del partido hasta el final de los 90 minutos reglamentarios.

En la prórroga el partido se abrió y ambas selecciones gozaron de más ocasiones. La mejor llegó de la mano del Kun Agüero en un remate tras centro de Messi que Claudio Bravo sacó de la misma escuadra. La tendencia se repitió en la segunda parte de la prórroga, aunque las prisas de uno y otro equipo por llevarse la victoria -especialmente de Argentina- provocaron algunas imprecisiones. Hubo tiempo para un disparo lejano de Kranevitter en torno al minuto 115, aunque no llevó mucho peligro.

Kranevitter completó 32 de los 33 pases que intentó y acabó el partido con amarilla

La tanda de penaltis volvió a dictar sentencia. Falló Arturo Vidal para Chile, pero lo hizo Messi y Lucas Biglia para Argentina, dándole su segunda Copa América consecutiva a Chile en un calco a la final vivida en 2015. Para Argentina, una derrota que abre más la herida de su supurante maldición. Desde 1993 la albiceleste ha jugado seis finales, perdiendo cuatro ediciones de la Copa América (dos ante Brasil y dos ante Chile en los penaltis), una Copa Confederaciones (ante Brasil) y un Mundial (ante Alemania en la prórroga).

- Publicidad -

A título personal, Kranevitter cuajó una gran final, certificando una vez más su seguridad y sobre todo, su eficacia. El jugador rojiblanco disputó 63 minutos en los que completó 32 de los 33 pases intentados, certificando un 97% de éxito. Unos guarismos habituales en un jugador que pasa desapercibido y que en esta ocasión terminó el partido con amarilla. Por su parte, Gaitán y Augusto Fernández se perdieron la final, el primero por molestias físicas y el segundo por la lesión muscular sufrida en semifinales. A pesar de ello, el torneo de ambos ha sido muy positivo.

Fotografía: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

COMENTARIOS