19.1 C
Madrid
miércoles, 20 octubre 2021

Ídolo, mentor y rival. Cuando Werner conoció a Sara

CEDIDOS. Axel Werner, portero cedido por el Atlético de Madrid a Boca Juniors, compite a diario por la titularidad con Guillermo Sara, a quien tilda cómo ídolo de toda la vida y con quien compartió primera convocatoria en Primera División hace cuatro años.

Cuando Axel Werner contaba con sólo 14 años ya aparecía como una promesa del fútbol argentino. La dificultad de encontrar en el país de la gambeta a un futuro referente de la portería tan precoz hizo que sobre él se pusieran todos los focos y, por momentos, se convirtiera en una especie de estrella adolescente a la que se exigía algo que no debía. Entonces, preguntado por sus referentes como guardametas, él decidió no morderse la lengua. «De fuera me quedo con Buffón, pero tengo que confesar que me gustan todos los de aquí (por el Atlético Rafaela). Me gustaban mucho Barovero y Medrán, aunque mi ídolo siempre fue Guillermo Sara«. Entonces, Sara era la estrella del Rafaela, el portero titular que llevaba un par de años defendiendo un arco en el que en la época reciente se han formado algunos de los mejores porteros del país.

Sólo dos años más tarde, en un partido contra Racing, el técnico del Rafaela decidió que, con 16 años, Werner tenía que ser su seguro de repuesto y lo convocó para ser el suplente de su adorado Guillermo Sara. Fue la única vez que ídolo e idolatrado compartieron banquillo, porque aunque Axel entrenaba ya con el primer equipo bastantes ocasiones, sus oportunidades sobre el campo llegaban con los equipos juveniles de la crema (apodo que recibe el Atlético Rafaela).

Sara pasó de ídolo a modelo, a referente a ese a quien estudiar y seguir por un Axel Werner que ya había representado a Argentina Sub15 y recibía los consejos del mejor mentor para dar el salto a la Sub17. Fue con la albiceleste donde Werner conoció a su némesis, su eterno rival bajo los palos, aquel que siendo de su misma generación, siempre le ha cerrado el paso: Augusto Batalla. El portero de River, que el año pasado rechazó al Real Madrid, con quien tenía un acuerdo, tras saber del interés de los blancos en recuperar a Kiko Casilla, siempre ha sido el elegido por los seleccionadores nacionales de las categorías inferiores en detrimento de Werner.

Así, en 2013, ambos viajaron al Sudamericano Sub17, donde Argentina se coronó campeona con Batalla bajo los palos y Werner aguardando desde el banquillo. Unos meses más tarde, trataron de repetir hazaña en el Mundial de la categoría celebrado en Catar, pero cayeron en semifinales. Ahí llegó un momento un momento clave. Con el partido terminado y los argentinos crispados, Batalla perdió los nervios y vio la tarjeta roja. En el tercer y cuarto puesto, Werner tuvo su oportunidad, disputando así un duelo internacional mucho tiempo después. La albiceleste cayó con estrépito (4-1) ante Suecia, pero Werner, pese a la goleada, fue de los más destacados del partido.

- Publicidad -

Su actuación y su proyección hicieron de él uno de los elegidos para participar en La Batalla de los Arqueros, un clínic de porteros organizado por la Academia Aspire (un programa de búsqueda de talentos juveniles o inferiores con sede en Catar) con la colaboración de la Fundación Iker Casillas. Allí acudieron 20 guardametas seleccionados con mucha meticulosidad, y junto a él, quien siempre le hacía sombra: Batalla. Pero esta vez, nadie (o casi nadie) pudo con el hoy portero de Boca. Werner fue ganando pruebas y pasando fases, se impuso a los italianos, españoles, brasileños o ingleses y llegó a la gran final, donde sólo el alemán Fritz Pflug le doblegó. Pflug, entonces promesa del Energy Cottbus, anda hoy dando tumbos sin rumbo por la cuarta categoría del fútbol teutón.

Su buen hacer en un evento de tanto prestigio bien le valió un billete para Londres, pues los emisarios del Tottenham en la cita, que ya le seguían de atrás, se convencieron con el rafaelino y le invitaron a conocer las instalaciones de la capital inglesa para tratar un futuro fichaje. Al final el viaje no se dio y Werner, que se había quitado las cadenas, empezó a presenciar con asiduidad el banquillo del primer equipo del Atlético Rafaela. Pocos porteros pueden presumir de ser, con 18 años, la alternativa de un Primera División.

En la misma situación que su homólogo Batalla, suplente, Grondona se siguió decantando por éste último para los partidos de la Sub20, a la que los dos dieron el salto de forma simultánea. Ha sido este año, ya con Werner como titular de la crema, cuando al fin, después de casi toda una vida, ha adelantado al de River Plate. Detrás de Rulli, eso sí, segundo capitán y uno de los seleccionados mayores de 23 años, Werner ha acudido a los JJOO de Brasil, donde ha compartido equipo con Ángel Correa y Gio Simeone.

No jugó, eso sí, y mientras él andaba concentrado en Brasil, su pase a Boca se estaba cerrando. Allí Guillermo Sara, su primero ídolo y luego mentor, le va a esperar y puede que no con los brazos abiertos. Werner llega con una cláusula para la cual deberá jugar la mitad de los partidos si Boca no quiere pagar una compensación al Atlético de Madrid (propietario del futbolista cedido en Boca) y Sara no presenta precisamente su mejor nivel. Por lo que, ante la duda, es posible que el dinero acabe resolviendo el asunto. La relación entre los dos es inmejorable, o era, pues el veterano siempre cuidó y crió del alumno en quien se veía reflejado en el pasado, quizás con la tranquilidad de que aquel mocoso entonces no suponía ninguna amenaza. Pero las cosas, en igualdad de condiciones, pueden girar.

Petición expresa de Barros Schelotto, técnico de Boca, la directiva prefirió en primera instancia hacerse con los servicios del experimentado Marchesín, con quien llegaron a firmar un acuerdo que no se dio pues el meta se rompió los dedos de la mano poco antes de hacer la transferencia oficial. Fue entonces cuando eligieron a Werner dando así el gusto a un Schelotto que no podía contener la sonrisa cuando le preguntaban por la operación. Tampoco se escondieron Fillol y Pumpido, dos de los mejores metas de toda la historia de Argentina, que eligieron a Werner como el mejor portero de la Liga (sin importar que el Atlético Rafaela fuera el peor equipo del torneo) por delante de Orión, Barovero, Saja, Sosa, Torrico, Diego Rodríguez o del propio Sara. Quizás se vieron reflejados en la explosividad y elasticidad de Werner, a quien la juventud, además, le da un plus de espectacularidad.

Werner ya se ejercita con Boca Juniors. Pasó las pruebas médicas una vez Argentina fue eliminada de los JJOO de Río y ya se ha vestido de corto para sus primeros entrenamientos, aunque aún no ha debutado con los xeneizes en detrimento de Sara, el portero que hasta ahora se ha desempeñado como titular. Ahora, con los dos ya en el equipo, el contador se pone a cero. Arranca una carrera por el número uno, una lucha entre aquellos que se respetaban en el pasado, de uno que soñaba con ser el otro y el otro que criaba al uno. No sería la primera vez que algo tan fuerte se rompiera debido a una rivalidad. Sólo puede jugar uno.

Fotografía: Boca Juniors

COMENTARIOS

Related Articles

Stay Connected

4,916FansMe gusta
28,284SeguidoresSeguir
1,120suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles

Nunca dejes de creer

Después de las últimas jornadas del campeonato nacional de liga, el Atlético de Madrid sigue conservando ventaja con sus rivales por el título. El...

COMENTARIOS

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com