Saúl hace bueno el partido del Atleti

Philips Stadion – Eindhoven – 13/09/2016 – 20:45 – Champions League – Grupo D, J. 1

PSV Eindhoven

0
1

Atlético de Madrid

Saúl 42′
Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra)

CRÓNICA. Comenzó el Atleti su andadura en esta nueva edición de la Champions con la intención de soñar y olvidar. Soñar con Cardiff para olvidar Milan. El rival no ayudaba a pasar página, pero el Atleti del Cholo es la resiliencia hecha equipo de fútbol. Y además ha evolucionado su ataque. Se puede soñar.

Salió el Atletico con ganas de mandar, de hacer notar que no es un aspirante de papel, sino una realidad. Así, durante los primeros minutos los de Simeone combinaron rápido y con intención en campo contrario. Ante tal declaración de intenciones el PSV no se arrugó y se presentó en las inmediaciones del área de Oblak. Hasta De Jong metió un gol de cabeza que fue mal anulado por el colegiado. El Atleti ya no domina el cielo. Aliviado por no ir con desventaja en el marcador el Atlético de Madrid se relajó y el PSV se desperezó. Los holandeses buscaban sus opciones a la contra mientras que los colchoneros lo intentaban con combinaciones rápidas en la frontal. Griezmann y Gameiro no pararon de tirar desmarques al hueco esperando un balón que no terminó de llegar en buenas condiciones. Cuando lo hizo, a la media hora de partido, Gameiro se escoró demasiado y su disparo se fue a las nubes. Falta afinar el juego, pero la teoría dice que cuando el ataque rojiblanco funcione será una maravilla.

cuando el ataque rojiblanco funcione será una maravilla

El partido se había encasquillado en una especie de toma y daca. El Atleti buscaba abrir el muro holandés mientras que el PSV se gustaba buscando la velocidad de Narsingh a la contra. En esas llegó el gol. Juanfran forzó un córner ambicionando un balón que se perdía por linea de fondo. Gabí sacó de esquina y Saúl, a la segunda oportunidad, empalmó un balón rebotado dentro del área. Un golazo. Otro más del canterano. Al tanto, por cierto, le rodeó el barullo. Giménez saltó con Pröpper y se cabecearon mutuamente. Lógicamente el peor parado fue el jugador del PSV que se marchó ensangrentado. Los holandeses pidieron falta, aunque por sus protestas más bien pareció que quisieran el calabozo para el central colchonero.

Sea como fuere, el toma y daca continuó y ahí llegó la ocasión para el empate del PSV. Narsingh se internó en el área en carrera y cayó al suelo en presencia de Giménez. El central pidió amarilla para el rival al considerar que se había tirado, pero se encontró con que el árbitro había pitado penalti y amarilla para él. Giménez tenía razón. Y como dice esa ley no escrita, penalti que no es, penalti fallado. O mejor dicho, parado. Oblak adivinó la intención de Guardado y desvió su disparo. Obi, Oblak, cada día te quiero más.

Tras irse al descanso con ventaja, el Atleti volvió del intermedio con el partido donde quería. Con ventaja en el marcador podía guardarse en defensa y buscar la velocidad de Gameiro y Griezmann. De la combinación entre ambos llegaron un buen puñado de ocasiones. Si no se concretaron fue por la falta de puntería de Gameiro. Si el ex del Sevilla se entona en la ribera del Manzanares se hablará francés.

- Publicidad -

Gameiro y Griezmann combinaron mucho y con acierto, pero les faltó el gol

Con el paso de los minutos, el Cholo consciente de que a su equipo le falta un par de puntos de seguridad defensiva para ser el muro que fue, movió fichas. Primero quitó a Gaitán y metio a Tiago para dar empaque al centro del campo y después metió a Carrasco en lugar de Gameiro para ganar velocidad de refresco y solidaridad defensiva.

Los minutos pasaban, el PSV no inquietaba, pero el Atleti tampoco cerraba el partido. Por ello el técnico rojiblanco decidió poner a Torres en el lugar de Saúl. Con el Niño Simeone buscaba más presencia en ataque, estirar al equipo, pero el de Fuenlabrada nunca entró en el partido. Ni atacó con intención ni defendió con ahínco. El lento paso de los minutos escenificó aún más el asunto. El PSV lo intentaba aunque sin demasiado peligro, apoyado en el aliento de su grada que en cada acción dudosa veía un penalti tratando de encontrar la forma de perforar la meta de Oblak. Para añadir madera al asunto Tiago se lesionó y terminó el partido de central exhibiendo una notable cojera. A la desesperada los de Cocu buscaron el gol, la falla en el muro rojiblanco que si no parece tan seguro como antes, desde luego no es sencillo de batir. Ni mucho menos. De hecho el PSV no encontró la forma de batir a Oblak y el Atleti, aunque acabó arrinconado, se llevó los tres puntos del Philips Stadion.

 

PSV Eindhoven

0

Atlético de Madrid

1

  1 Zoet13 Oblak
  2 Isimat-Mirin20 Juanfran
  3 Moreno24 Giménez
  5 Schwaab (7 Gastón Pereiro 80′)  2 Godín
15 Willems  3 Filipe Luis
20 Benet14 Gabi (C)
  6 Pröpper  6 Koke
  8 Hendrix (23 Ramselaar 66′)23 Gaitán (5 Tiago 60′)
18 Guardado  8 Saúl (9 Torres 77′)
 11 Narsingh (27 Bergwijn 80′)  7 Griezmann
  9 Luuk de Jong  21 Gameiro (10 Carrasco 65′)

icono_balon

42′ 0-1 Saúl remata con una tijereta un balón rebotado dentro del área pequeña

apercibido

20′ Moreno por un protestar

29′ Gabi por cortar una contra en falta

45′ Giménez ve amarilla por un penalti sobre Narsingh

Fotografía: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

COMENTARIOS