Velocidad en el juego contra el sólido muro ruso

EL ONCE. No se prevén muchos cambios en la alineación que presente Simeone contra el Rostov. Vrsaljko por Filipe Luis, Gaitán por Correa y Torres por Gameiro, podrían ser las novedades.

Sin Giménez, que se quedó en Madrid junto a Moyá, Augusto y Cerci, todos ellos lesionados, y con la vuelta de Saúl, ya recuperado de su lesión en el tobillo, Simeone podría introducir un par de cambios en la alineación. El primero confirmado por el propio Cholo es la presencia de Fernando Torres por Gameiro para acompañar a Griezmann en la delantera. El otro posible cambio sería la entrada de Nico Gaitán en detrimento de Correa. El Rostov es un equipo que acumula muchos efectivos en el centro del campo y que juega con tres centrales, por lo que el juego interior y la calidad en el último pase del argentino, se antojan fundamentales para abrir la lata ante una defensa rocosa como la que presentará el conjunto ruso. En la defensa es probable que Vrsaljko tenga minutos, ya sea en sustitución de Juanfran como de Filipe Luis. El croata aún está adaptándose al equipo y de momento está contando muy poco para Simeone. Paciencia, ya saben que es la tónica habitual del preparador argentino ir modelando a los nuevos para que se adapten poco a poco a las exigencias, sobre todo defensivas tácticamente hablando, que demanda el equipo.

El resto del once, con los más habituales, estará compuesto por Oblak en la portería -el esloveno se queja de unas molestias, pero en principio debería saltar al césped como titular-. En el eje de la zaga Savic y Godín serán los encargados de lidiar con los rápidos y habilidosos delanteros rivales. Koke y Gabi actuarán en el centro del campo y Gaitán y Carrasco como interiores. En el caso del argentino con una premisa de juego interior, y en el caso del belga con su típico juego de extremo desequilibrante. En la delantera, como ya hemos indicado, Fernando Torres fijará a los centrales corpulentos de los rusos y Griezmann actuará con movilidad por todo el frente de ataque.

Los rusos tienen la baja de Bukharov y las dudas de sus dos laterales de gran recorrido, Kalachev y Terentjev. El último partido frente al Spartak de Moscú, líder de la Superliga rusa, fue muy disputado y algunos jugadores todavía no se han recuperado al 100% del esfuerzo realizado en dicho encuentro, que terminó con derrota del Rostov -y con polémica- por 1-0. El Rostov es un equipo muy sólido en su casa -lleva 26 partidos sin perder como local en todas las competiciones-. Basan su juego en la defensa y la salida al contragolpe, de forma similar al Atlético, y el entrenador Ivan Daniliants utiliza un sistema 1-3-5-2 con el experimentado portero Dzhanaev. La defensa está compuesta por tres centrales -Mevlja, César Navas y Granat– de perfil similar que destacan por su gran envergadura y ser poderosos en el juego aéreo. En el centro del campo, Gatcan actúa como pivote defensivo. El capitán del Rostov es fuerte pero no es muy habilidoso con el balón. Por delante de él actúan el ecuatoriano Noboa, que es el mediocentro organizador del equipo y el habilidoso Erokhin. Kalachev y Terentjev son los carrileros del equipo y ambos son duda por molestias musculares. En la delantera, Poloz y Sardar Azmoun son los atacantes titulares. El primero habilidoso, rápido y con buen remate. El segundo, una joven promesa iraní, es fuerte, alto, inteligente, muy agresivo en el pressing y posee una gran calidad técnica con ambos pies.

En definitiva, el Rostov es un equipo con gran capacidad de sacrificio. Su defensa de tres centrales y su poblado centro del campo, les permite defender muy cerca de su área y encerrarse atrás ante equipos con mayor poder ofensivo, por lo que traspasar su muro defensivo no es fácil. Sin embargo, sufren ante equipos con delanteros rápidos y habilidosos y les resulta complicado defenderse cuando se enfrentan a jugadores que destacan por una gran movilidad y dotan al juego de mucha velocidad de circulación de balón.

- Publicidad -

COMENTARIOS