El Helmántico, un estadio sin alma desde 2013

ESTADIO. Es inevitable no relacionar el Helmántico con Salamanca. Al igual que es imposible hablar del él y no establecer conexión con la Unión Deportiva Salamanca (UDS), pero lo cierto es que ya han pasado más de tres años desde el día la Unión dejó este mundo, después de que los administradores concursales decretaran el inicio de la fase de liquidación. Ésta desaparición dejó a una ciudad sin equipo, una afición huérfana, una grada vacía y un estadio sin alma, sin corazón: el Estadio Helmántico, templo que albergó las penas y alegrías de la UDS durante más de 40 años.
El Helmántico fue inaugurado en abril de 1970 con un encuentro amistoso que enfrentó a la UDS contra el Sporting de Lisboa. La Unión vivió grandes momentos en este estadio, como la remontada épica una noche de Reyes contra el Barcelona de Van Gaal, o como la vez que endosó seis tantos al Valencia. También vio como Vieri se marchaba cabreado pese a marcar cuatro goles con el Atlético de Madrid, la Unión aquel día hizo cinco. Una de las últimas alegrías que presenció el campo charro fue el último ascenso a Segunda División, día en el que el Salamanca se impuso al Sevilla B gracias a un gol de Miku.
Pocos podían imaginar que un empate contra el Tenerife en la última jornada de la temporada 2012/2013 sería el último encuentro de la UDS en el Helmántico, dejando un estadio sin alma y sin dueño.
La Hacienda Pública, acreedor privilegiado de la entidad, pasó a gestionar el recinto deportivo después de que los administradores concursales decretaran la liquidación de la UDS. Hacienda, en primera instancia, sacó a subasta el estadio, valorado en unos 15 millones de euros. La subasta quedó desierta. Pasado un tiempo, tal y como marca el procedimiento, Hacienda sacó el estadio por segunda vez a subasta. Volvió a quedar desierta. Finalmente, en el trámite de adjudicación directa tampoco se recibió oferta alguna.
1024px-helmantico
 Llegados a este punto, Hacienda consideró que el bien en cuestión carecía de utilidad y renunció al estadio, por lo que la Administración Concursal lo puso en venta. Fue entonces cuando el empresario mexicano Miguel Alejandro Miranda, a través de la entidad Desarrollos Empresariales Deportivos S.L se hizo con el Helmántico tras abonar 1.056.000 euros más IVA. A la firma de la escritura acudieron el administrador concursal de la extinta UDS, el empresario mexicano y Carlos Martín, presidente del C.F Salmantino, club que milita en la Regional. Aquel mismo día, aprovecharon para comunicar que los nuevos propietarios y club blanquinegro iban de la mano. También hicieron saber que se realizarían mejoras en el estadio y que la gestión del mismo así como todas las y preguntas sobre el nuevo proyecto o estadio correrían a cargo del Salmantino. Así, desde esta temporada, el Salmantino juega sus partidos como local en el Helmántico,a pesar de que no es el primer equipo de la capital charra, ya que Unionistas de Salamanca juega en mayor categoría (Tercera División) y cuenta con mayor masa social.
Lo lógico y normal habría sido que el Ayuntamiento de Salamanca hubiera comprado el estadio, para alquilárselo después a los clubes que se lo solicitasen, pero no fue así y ninguna entidad publica mostró interés. Pase lo que pase, la Unión, la verdadera y mítica Unión Deportiva Salamanca nunca volverá a jugar allí y juegue quien juegue, siempre se echará en falta el alma de la desaparecida Unión. Esta noche, al menos, volverá el fútbol de altos vuelos allí.
Texto: Iván Herrero Fregeneda
Fotografía:Wikipedia.org

COMENTARIOS