El fuerte no aguantó

David Ramos/Getty Images

NOTAS DEL PARTIDO. El Atlético tuvo un partido incómodo en San Mamés. Se adelantó cuando la mitad de los espectadores aún no habían tomado asiento y trató de guardar, como tantas veces ha hecho con éxito. El Athletic se revolvió, remontó y yendo ya abajo, a los colchoneros le costó volver a entrar en la dinámica.

moya_50pxMoyà (6): Aprobó con nota en una de las facetas que peor le viene siempre: el juego aéreo. Ahí el Athletic le probó sin cesar y estuvo muy seguro en ello. No pudo hacer nada en ninguno de los dos goles. CUMPLIDOR.

Vrsaljko (5): Su partido fue algo fantasmagórico, pues gran parte del juego se desarrolló siempre por la otra banda. En ataque, el Atleti no le necesitó hasta el minuto 60, y en defensa, pasó casi de puntillas sin ser exigido. DESAPERCIBIDO.

Giménez (7): Los partidos de sangre caliente necesitan jugadores de sangre caliente y el uruguayo lo es. Cortó, despejó, hizo coberturas. Salvó más de una ocasión de peligro, aunque midió mal la cobertura en el segundo tanto bilbaíno. APAGAFUEGOS.

Godín (4): Mal. Cuando Godín intenta hacer cosas que ni debe, ni sabe, como salir de su posición en incontables ocasiones, pierde parte de sus credenciales. Estaba cuajando un partido muy serio, pero la pérdida de balón en el segundo tanto es una mancha muy grande. DESENTONADO.

- Publicidad -

Filipe Luis (4): El brasileño no fue el motor incombustible que acostumbra a crear juego desde el lateral. El Athletic supo frenarle. En defensa, dejó mucho que desear y fue actor desafortunado en los dos tantos locales. IRRECONOCIBLE.

Gabi (5): Mantuvo las líneas a flote. Posicionalmente, permitió que el equipo no se descompusiera, pero se le necesita mejor. Fue de menos a más. Vio la quinta amarilla y se perderá el próximo partido de Liga. TRABAJADOR.

Koke (4): El partido se abrió con un gol, involuntario, suyo. Y nada más. Sufre el pequeño bajón al que acostumbra entre enero y febrero. El centro del campo del Athletic le sobrepasó y parece acusar la carga de partidos. CANSADO.

saul_int_ficha_50pxSaúl (7): Si hubiera sido una carrera de fondo en vez de un partido, Saúl habría sido el caballo ganador. Corrió, peleó, se multiplicó. Fue constante en la presión, en la brega. A veces, errático en el pase. No negoció el esfuerzo. LIDERAZGO.

Carrasco (4): Sigue peleado consigo mismo, en una vorágine peligrosa sobre si jugar para sí mismo o hacerlo por el equipo. A veces busca más su gloria personal de cara a la galería. Jugó en la izquierda, donde le gusta, pero su incidencia se resume en dos jugadas. CONFUNDIDO.

Griezmann (7): Griezmann siempre cumple. Trabaja, defiende, toca… Y marca. No se le puede achacar no echarse el equipo a las espaldas en San Mamés. Su presencia significó el primer gol y con un zurriagazo desde la frontal se inventó el segundo. SALVADOR.

Gameiro (6): Volvió a ser titular, pero esta vez no marcó. Los espacios que dejó el Athletic en la primera mitad le ayudaron a explotar su velocidad en carrera, pero siempre estuvo superado, en inferioridad numérica, y con poco margen de maniobra. PUNDONOROSO.


Torres (6): Salió en la segunda parte, pero el Atlético en general apareció tarde. De una jugada suya se generó el segundo tanto. Necesita marcar ya para ganar confianza y volver a estar en racha. Su presencia se notó en un Athletic al que le ha tenido siempre la medida tomada. INFLUYENTE.

Correa (6): Ángel jugó la media hora que tuvo con un fuerte golpe que le llevó a cojear prácticamente todo el tiempo que estuvo en el campo. Se movió por todo el césped y generó peligro, pero se espera más de él. INTERMITENTE.

Gaitán (6): Llegaba en gran forma, pero le faltó algo de tiempo para entrar en calor. Fue de menos a más. Tuvo media hora y apenas apareció en los últimos 15 minutos, aunque las sensaciones que dejó fueron positivas. EN PROGRESIÓN.

 


simeone_50pxSimeone (5): Esta vez, el Atlético estuvo sobrepasado por el Athletic en prácticamente todas las facetas del juego. No pudo marcar y guardar, como tantas veces ha logrado. Simeone agotó todos los cambios pronto y el equipo sólo se enchufó a raíz del tanto de Griezmann. DESENTONADO.

Fotografía: David Ramos/Getty Images.

COMENTARIOS