Bay Arena, la casa de ‘las Aspirinas’

ESTADIO. El Atlético de Madrid volverá a rendir visita a un estadio donde aún no ha ganado en sus dos visitas anteriores, el Bay Arena. El lugar donde el Bayer Leverkusen actúa de local. La farmacéutica que patrocina al club teutón lo construyó en 1932.

‘Dicen que antes todo esto era campo’. Una expresión que en el caso de Leverkusen se cumple sin ningún tipo de matiz. La ciudad, fundada en 1930, surgió como la necesidad de los trabajadores de vivir cerca de las factorías de producción. Así, los antiguos pueblos que rodeaban a las fábricas se fueron uniendo bajo el crecimiento de Leverkusen, llamada así por Carl Leverkus, dueño de la industria de tintes más importante de la ciudad por aquel entonces. La farmacéutica Bayer, que tenía allí su fábrica, creo un equipo de fútbol a petición de sus trabajadores. La compañía de las aspirinas creció a la par que la ciudad a la que dio un equipo de fútbol. El Bayer 04, conocido como Bayer Leverkusen. Su estadio, construido en 1932, inicialmente se llamó Bayer Sportplatzen. Posteriormente fue reemplazado por un estadio más moderno, con 20.000 asientos. Desde 1958 se le llamó Ulrich Haberland Stadion en honor a un directivo de la empresa farmacéutica creadora de la Aspirina.

Durante más de 30 años, el feudo del Bayer 04 fue conocido por ese nombre. Hasta que en la década de los 80 se planificó una reforma y ampliación del mismo. El equipo había alcanzado la máxima competición alemana y necesitaba mejoras. Las obras se terminaron en 1997. El estadio contaba con 20.500 localidades y su nombre fue cambiado por el de Bay Arena. Mucho más comercial, mucho más moderno. Además se construyó un hotel adosado al propio estadio en el que alguna de sus habitaciones daban al campo.

A pesar de todo ello, la llegada del siglo XXI, trajo más aficionados al Bayer 04, un Mundial a Alemania y mas necesidades que el Bay Arena no cumplía. Su escasa capacidad le dejó sin la competición de selecciones, algo que sin duda motivo a Bayer a realizar una gran inversión para ampliar nuevamente la capacidad del estadio llegando hasta los 30.000 asientos. Con esa obra se instaló un impresionante techo que protege de la lluvia a la practica totalidad de los asistentes. No así al césped, que queda expuesto a las inclemencias del tiempo. Bien lo sabe el Atlético que sufrió allí una copiosa nevada en la temporada 10/11.

Fotografía: Bayer Leverkusen

- Publicidad -

COMENTARIOS