Este Atleti sí es un dolor de cabeza

PATRIK STOLLARZ/AFP/Getty Images.

NOTAS DEL PARTIDO. Las carracas o los temidos contragolpes del Bayer Leverkusen no fueron un dolor de cabeza para el Atlético de Madrid de las grandes noches. Las aspirinas se quedaron en el botiquín del equipo local, que se topó con un Atleti excelso que ganó 2-4, pero que bien pudo acabar su partido 0-5. El Leverkusen encontró más premio del que mereció ante un Atleti muy competitivo que rindió a gran nivel y en el que sobresalieron Koke, Gabi, Saúl, Vrsaljko y Gameiro.

moya_50pxMoyà (5): La excelente intervención de la primera mitad, en la que sacó un balón de la misma escuadra, quedó eclipsada por su fallo en el segundo gol rival. El portero no acertó a atajar el centro y provocó el gol de Savic. FLOJO.

Vrsaljko (8): El croata ha firmado su mejor partido como rojiblanco. Además de controlar a su par en todo momento en defensa, también se incorporó con gran inteligencia en ataque. Puso un gran centro en el gol final de Torres. EXCELSO.

Giménez (7):  El uruguayo firmó un partido notable. Cuando consigue hacer su trabajo sin llamar la atención, rara vez se equivoca. La última lesión le llegó en un momento excelente de forma, pero parece que ha vuelto mejor. ACERTADO.

Savic (6): Tuvo alguna jugada en la que no estuvo especialmente acertado, pero la mala fortuna quiso que además fuera el autor del gol en propia puerta. Dejando de lado este desafortunado lance, rindió por debajo de Giménez. IRREGULAR.

- Publicidad -

Filipe (6): No concedió grandes jugadas en defensa a pesar de ser más lento que su marca y además supo sumarse al ataque en los momentos clave. Aunque el primer gol del rival llega por su banda, poco pudo hacer. EQUILIBRADO.

Gabi (8): El capitán se hizo amo y señor del centro del campo. Cada año es más joven y sus pulmones aceptan más aire. Sin duda ha sido el timón que ha dirigido al equipo en Alemania y que ha llevado hasta una clara victoria por 2-4. DIRECTOR.

Koke (8): El perfecto compañero de Gabi. Se dejó el alma en la presión y además lideró los ataques del equipo. Fue la perfecta conexión entre el bloque y la dupla formada por Griezmann y Gameiro arriba. Gran papel de Koke. ORGANIZADOR.

Carrasco (6): El belga se puso el mono de trabajo y corrió tantos kilómetros como Koke o Saúl para ayudar en la presión y en defensa. Quizá por ello estuvo más gris en ataque, aunque fue buen apoyo en los contragolpes. TRABAJADOR.

saul_int_ficha_50pxSaúl (8): En las grandes noches se crece y más si tiene enfrente un equipo alemán al que aguarle el día. Firmó un gol ‘made in’ Saúl, a mitad de camino entre el que le hizo al Bayern de Múnich y el que firmó Falcao en la final ante el Athletic. MÁGICO.

Griezmann (7): Marcó un gol y tuvo la oportunidad de hacer dos más. A pesar de ello, es el máximo goleador del Atleti en Champions y su asociación con Gameiro sigue dando unos réditos notables. El faro del equipo en Europa. BRILLANTE.

Gameiro (9): Tras su hat-trick en Liga, ha firmado su primer gran partido en la Champions. Marcó un gol de penalti que él mismo provocó, dio una asistencia magistral a ‘Grizi’ y volvió locos a los defensas del Leverkusen. SOBRESALIENTE.

Thomas (5): Salió en un momento crítico del partido y aunque en defensa ayudó al equipo a ser más sólido, también perdió varios balones que pudieron ser críticos para los intereses rojiblancos. No estuvo demasiado entonado. DESCONECTADO.

correa_50pxCorrea (6): La dinámica del partido no le era favorable, pero se amoldó a lo que le pidió el Cholo. Jugó escorado a una banda para hacer una línea más sólida en el centro del campo y aguantar los ataques finales alemanes. COMPROMETIDO.

Torres (8): Supo esperar su momento en el banquillo y dentro del campo. Salió y con un movimiento de ‘9’ puro, despistó al central y con un perfecto cabezazo hizo el cuarto gol rojiblanco. Importante tener dos delanteros enchufados. KILLER.


simeone_50pxSimeone (7): Por momentos sus cambios pudieron reflejar cierto temor a los ataques del Leverkusen, pero a la postre le salió bien. El argentino planteó el partido desde un prisma que llevó al equipo a ser muy superior al rival. HISTORIA.

Fotografía: PATRIK STOLLARZ/AFP/Getty Images

COMENTARIOS