Schiappacasse se lanza a por el título

JUAN RUIZ/AFP/Getty Images
JUAN RUIZ/AFP/Getty Images

SUDAMERICANO SUB-20. Uruguay se impuso por un resultado de 3-0 a Colombia en un partido muy sólido del conjunto charrúa que se saldó con un tanto de Schiappacasse. El equipo ya roza el título de campeón. Brasil, con Caio titular, ganó (1-0) a Venezuela.

El primero en entrar en juego fue Caio, que una vez más volvió a ser el capitán de Brasil en el duelo ante una Venezuela que se presentaba como invicta en todo el torneo. Diríamos que lo de Brasil es una decepción, si no fuera porque su plantilla este año tiene menos lustre del que acostumbra. Es decir, que la decepción, más que por calidad, es por historia, por nombre. Y aun así, sacan poco a poco sus partidos.

Da la sensación de que es un poco incoherente que el técnico de la canarinha haya decidido que Caio sea su capitán, su hombre clave, cuando es el jugador que tiene en la cabeza un fútbol radicalmente opuesto al que propone el resto. Caio la templa, juega, saca el balón jugado sin prisa. Siempre que puede se incrusta en los centrales para dar una salida limpia. El caso es que cuando el balón cae en posesión de otro que no sea el capitán, el fútbol directo, o también llamado pelotazo, impide que el del Atlético se luzca. Por eso, a Caio le vimos más trabajando para atrás sin la pelota que con ella. Que eso también tiene su mérito.

Así, en un partido de ida y vuelta, Brasil sufrió con Venezuela y mucho. La primera parte fue de la verdeamarelha, a la que anularon un gol por falta previa y estrelló un balón en la madera. Tenía más el balón y el partido se jugaba cerca del área de Venezuela. El caso, que cuando los venezolanos tenían el balón creaban más peligro de contragolpe. Se acercaron al gol, tanto que por centímetros la pelota acabó en el palo.

Y cuando parecía que todo moriría en tablas, Vizeu se sacó un latigazo de un error en la salida de balón del rival que mató un partido al que le faltaban sólo cinco minutos, metiendo a Brasil en la zona alta de la tabla. El partido, por cierto, acabó con la policía sobre el campo, escoltando al trío arbitral, que acabó muy criticado por el equipo derrotado.

- Publicidad -

Seguido le tocó el turno a Schiappacasse. La victoria de Uruguay ha sido otro gran paso adelante y tras sellar la clasificación para el Mundial de la categoría, ya tienen las miras centradas en el título, que rozan con una mano. Sólo un punto les hace falta para serlo de forma matemática. Colombia, necesitada, quiso llevar la manija del partido y marcar los tiempos. Y ahí Uruguay, replegado y buscando contragolpes, fue letal.

Se adelantó al borde del descanso con un gol de Waller y en la segunda parte se acentuó su ‘a guardar y a la contra’. En una de ellas, Schiappacasse dobló la ventaja y se sitúa muy arriba en la lucha por el pichichi, a dos tantos de su compatriota Amaral. Colombia se quedó con uno menos a falta de 20 minutos (justo cuando el del Atleti fue sustituido) por una agresión de Balanta y las pocas esperanzas cafeteras se agotaron.

Nico de la Cruz marcó el tercero desde los once metros y deja a Uruguay líder, invicta en este hexagonal final. «Ahora pensamos en el título», admitía Schiappacasse al final del partido. Lo tiene realmente cerca.

FotografíaJUAN RUIZ/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS