El King Power Stadium, la madriguera de los zorros

Fotografía: ARL COURT/AFP/Getty Images
Fotografía: ARL COURT/AFP/Getty Images

KING POWER STADIUM. Con capacidad para 32.262 espectadores y construido hace 15 años, el King Power Stadium es uno de los estadios más pequeños de la Premier y se asienta en una zona que respira deporte y negocios a partes iguales.

A orillas del río Soar tiene su nueva casa el Leicester City. El Soar es el mayor afluente del Trent, el tercer río más caudaloso de todo Reino Unido. El King Power Stadium es la madriguera de los foxes desde 2002, cuando la época de bonanza del equipo británico les hizo moverse de Filbert, estadio que habían habitado desde 1891. El fortín contemporáneo del Leicester mezcla dos conceptos que cada día van más de la mano: fútbol y negocios.

Y es que el King Power está asentado en una zona industrial, con fábricas y sedes principalmente automovilísticas (Citroën, Seat, etc) por todos lados que respira fútbol y deporte por los cuatro costados. Por eso, para acceder al estadio, uno tiene que pasar por la Lineker Street, en referencia a Gary Lineker, el mejor jugador de la historia del club, y por la Filbert Street, nombre del estadio que habitaron durante más de 100 años. Además, apenas a 500 metros del King Power, uno se encuentra el Welford Road Stadium, la casa de los Leicester Tigers, el equipo de rugby de la ciudad, el más laureado de la historia en Europa.

El King Power es un estadio peculiar, nuevo, con capacidad para 32.262 personas y relativamente pequeño si se compara con la magnitud de los estadios Premier. Es, no obstante, el 20º estadio más grande del país. Recibe su nombre desde 2010, cuando el dueño, el multimillonario tailandés Vichai Srivaddhanaprabha adquirió el equipo y puso al feudo el nombre de su negocio (no sin controversia), una empresa de ventas libre de impuestos que opera principalmente en aeropuertos asiáticos. Esto sustituyó al nombre primario, el Walkers Stadium, que adquirió desde su construcción en 2002 debido al patrocinio de la multinacional de patatas fritas.

Los aficionados, eso sí, se siguen refiriendo al estadio como Filbert, manteniendo el romanticismo del pasado, mientras que otros se decantan por Freeman’s Wharf, el área de la ciudad donde se asienta. Por normativa de World Rugby y de UEFA, que no permiten nombres comerciales, la casa de los foxes se conoce como Leicester City Stadium en Champions League, nombre que ya recibió hace dos años durante la Copa del Mundo de Rugby. El dueño, Vichai Srivaddhanaprabha, ha propuesto una ampliación del graderío que aumentaría la capacidad hasta los 42.000 espectadores, aunque por el momento el proyecto está estancado.

- Publicidad -

Leicester se vestirá con banderitas azules, las mismas que acompañaron al equipo en casi toda la segunda vuelta de la campaña pasada cuando los foxes se llevaron la Liga. Todo a cuenta del bolsillo del dueño tailandés, un magnate pintoresco que no ha dudado siquiera a la hora de aterrizar y despegar con su helicóptero privado en el mismo sitio donde el martes jugadores como Gabi y Vardy harán rodar el balón.

Fotografía: ARL COURT/AFP/Getty Images

COMENTARIOS