Un mexicano, peñista de Alcobendas, en Toluca

PEÑA ATLÉTICA ALCOBENDAS. Antaño las peñas servían principalmente para hacer piña entre la gente de los barrios y los pueblos de un mismo equipo y que pudieran compartir su pasión, a veces en mitad de un ambiente hóstil y en medio de pleno territorio enemigo. Hoy en día además sirven como embajadores del sentimiento atlético en todo el mundo. Lo normal es que esa labor la lideren peñas atléticas extranjeras, como la Peña de Nueva York, la peña belga de los Diablos Rojos o la ya mítica Centuria Germana.

Esta historia es más local, más de casa (al menos la mitad de ella). A 10 kilómetros de Madrid, en la localidad de Alcobendas al lado de La Moraleja y en una zona de larga tradición madridista, la peña atlética Alcobendas celebra este año 47 años de orgullo rojiblanco.

Vicente Olguín, el otro protagonista de esta historia, es un mexicano enamorado del Atlético y que sigue a los colchoneros madrugando y trasnochando desde su tierra. Es un tuitero muy conocido entre los seguidores atléticos que hace unos meses se dio el homenaje de visitar España por primera vez en su vida, ver al equipo de sus amores en directo y conocer en persona a tantos amigos digitales acumulados durante los años. Entre las visitas marcadas en su agenda el pasado otoño estaba visitar la de la Peña Atlética Alcobendas de la que tanto había oído hablar a través de amigos peñistas.

Ante el cariño mostrado en su visita, meses después algunos socio de la peña propusieron premiar el cariño de Vicente como peñista honorífico. Ese trocito de orgullo rojiblanco de Alcobendas que se marchó a México a finales de septiembre ya era de por si una historia bonita que contar.

Ayer de madrugada en España, Vicente no tuvo que madrugar o trasnochar para ver al Atlético. Tras un viaje en coche, pudo disfrutar de su Atleti desde la grada de nuevo. Esta vez en su tierra, con el máximo orgullo por poder por fin llevar a sus hijas a ver al equipo de su padre en directo. Como hacen los atléticos, pasando el amor a los colores de padres a hijos (e hijas).

- Publicidad -

En 3 años escasos ha prometido volver a España para celebrar el 50 aniversario de su peña. Ayer no podía faltar en mitad del fenomenal ambiente creado por los Diablos Rojos, en su partido centenario, unos pocos subversivos de rayas rojiblancas. Al cuello casi siempre, al aire bufandeando en ocasiones, la bufanda del socio número 160 de la Peña Atlética Alcobendas dio color rojiblanco a la noche de Toluca. 

COMENTARIOS