23 C
Madrid
miércoles, 17 agosto 2022

El 10% del aforo estará expuesto a la lluvia en el Metropolitano

CUBIERTA ESTADIO WANDA METROPOLITANO. Al hilo de la última polémica suscitada por las escandalosas cascadas de agua que ayer se derramaban sobre las gradas del Metropolitano debido a que el techado aún está sin terminar (cuyas causas explicamos), analizaremos cómo será realmente la funcionalidad de la cubierta en cuanto a su cometido más primario se refiere, que no es otro que el proteger los graderíos de las precipitaciones meteorológicas.

Hablamos de un alarde de ingeniería moderna, como sus propios arquitectos la destacan y dispondrá de la versatilidad de iluminarse por completo, e incluso cambiar de color en un segundo mediante tecnología LED de última generación. El elemento estrella del Metropolitano consta de dos anillos de estructura metálica y cables de acero tensado. Un ingenioso conglomerado revestido por un textil de teflón, cuyas propiedades fundamentales serán dotar de gran ligereza al techado, ser autolimpiable a través de la propia lluvia, y dejará pasar la claridad, al ser un elemento traslúcido.

Evidentemente, la mejora con respecto al Calderón en cuanto a localidades a cubierto se refiere resulta enorme, pero la joya de la corona del que será el estadio del Atlético de Madrid durante las próximas décadas, no va a cumplir en ningún caso con su cometido original en el 100% de localidades del recinto.

LAS LOCALIDADES MÁS PRÓXIMAS AL TERRENO DE JUEGO NO ESTARÁN A CUBIERTO

Si contamos con una lluvia vertical y carente de viento que incline su caída, tendremos como resultado hasta 8 filas que quedarán totalmente expuestas en las partes centrales de fondos y laterales (ver las imágenes 1 y 2). Una cantidad excesiva, si tenemos en cuenta la problemática a la que se enfrentó el Athletic Club tras la reciente inauguración de su nueva catedral. Si por el contrario las precipitaciones caen con inclinación podrían llegar a mojarse hasta 7.000 localidades, con lo que estaríamos hablando de una cifra por encima del 10% del aforo total.

El nuevo San Mamés se inauguró hace dos años presentando una cubierta que sí abarcaba la totalidad de asientos, incluso más de un metro hacia el terreno de juego desde la primera fila. Pues aún así, el resultado era que mucha gente se terminaba mojando, cuando se había anunciado que todos estarían a resguardo de los chubascos.

- Publicidad -

El equipo bilbaíno, tuvo que ampliar la cubierta del estadio que acababa de inaugurar, aplicando un añadido que cubre el 50% del espacio que originalmente quedaba sin techar. El coste de esta ampliación supuso una inversión de 10 millones de euros, y con ella sí se ha llegado a conseguir que el 100% de localidades permanezcan bien pertrechadas de la lluvia.

Cierto es que en Madrid llueve 60 días de media al año, por los 120 de la capital Vizcaína, pero cabe preguntarse si, teniendo en cuenta que hablamos de un estadio nuevo, no se debería haber hecho el esfuerzo de dotar de esta comodidad a los aficionados y elevar así el caché de unas instalaciones que los mandatarios rojiblancos califican como el mejor estadio de Europa.

Más llamativos, si cabe, son los precios de las localidades situadas detrás de los banquillos (180-250€ para el público general), que ya están a la venta como asientos de categoría superior y cuentan con la denominación «experiencia banquillo». Paradójicamente, estas butacas estarán totalmente expuestas a las inclemencias meteorológicas.

COMENTARIOS

Miguel Ángel Peris
Técnico Deportivo Nivel II. Redactor e infografista al que le gusta enredar con números y darle la vuelta con palabras. También en Twitter: @MiguelPeris

Related Articles

Stay Connected

4,916FansMe gusta
28,137SeguidoresSeguir
1,120suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles

Los orígenes de la hermandad rojiblanca

A lo largo de los años, ha habido varios modelos de la camiseta del Atlético de Madrid, pero las variaciones han sido históricamente más...

Nunca dejes de creer

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com