25 C
Madrid
jueves, 11 agosto 2022

Lucas y la confirmación de la paciencia

OPINIÓN. Lucas Hernández ha pasado de ser el cuarto central de la plantilla a ser el que más minutos juega. En duelos comprometidos, como el de anoche o contra el Sevilla, fue la sorpresa en la alineación titular. Lleva más de dos años trabajando a la sombra y ahora le ha llegado el momento de dar el gran salto.

Fueron muchos los que llamaron a su puerta este verano buscando al central del futuro. Antes, en diciembre de 2015, su entorno buscó salidas ante la falta de minutos pero Simeone logró convencerle. Entendió que la formula trabajo+paciencia daría su resultado en un plazo corto que se hace eterno y hoy recoge sus frutos en forma de titularidad. Lucas Hernández comenzó la temporada como teórico cuarto central en la rotación tras Godín, Savic y Giménez, pero el primer mes de competición ha dado la vuelta a la situación.

Lucas es el central que más minutos ha jugado de los cuatro (551′), por 470′ de Savic, 450′ de Godín y 283′ de Giménez. Ha disputado siete de los ocho partidos disputados esta temporada, seis de ellos como titular y de principio a fin. Aunque para ser justos, dos de esos duelos los disputó desde el lateral zurdo ante la ausencia de Filipe Luis. Pero Lucas ya partía el curso sabedor de que era él el sustituto natural del brasileño en una posición en la que se encuentra bastante cómodo.

Tras un doble partido copero ante L’Hospitalet que no tuvo mucha historia en diciembre de 2015 y que supuso su debut como profesional, a Lucas le llegó su primer envite serio en el torneo del KO, jugando de lateral ante el Real Madrid secando durante 90 minutos a Bale y a Ronaldo, que llegaron a permutar sus bandas desesperados por la imposibilidad de traspasar al francés. La confirmación de que no había sido fruto de una noche le llegó el curso siguiente, cuando las lesiones tenían a Savic en paradero desconocido, Godín recayó demasiado de problemas musculares y Giménez también se sumó a la fiesta que había montada en la enfermería.

Era marzo y el chico no había disputado más que 90 minutos en aquel partido contra el Eibar donde las exigencias llevaron a juntar una defensa formada por Lucas, Saúl, Giménez y Gámez. PSV y Barcelona en Champions, Valencia y Real Sociedad en Liga. Así, de golpe y porrazo, de 0 a 100, desquició a Luis Suárez en dos partidos en Europa y apagó los fuegos en el torneo doméstico en apenas dos semanas que confirmaron lo que hoy vemos. Jugó entonces con una fractura vertebral, como confirmó la Federación Francesa de Fútbol. Pero nadie notó nada.

- Publicidad -

Lucas Hernández, a sus 21 años, es todo profesionalidad, seriedad y concentración. Un «central de sombrero», como llegó a definirle Simeone el curso pasado, cuando nuevamente tuvo que salir al verde sin siquiera calentar para apagar un nuevo fuego tras lesión de Giménez. «Entró siendo el último que quedaba por debutar y cumplió», elogiaba el Cholo. Sus minutos han ido creciendo temporada a temporada. De los 300′ que disputó en la 2014-2015 a los 1200′ de los que disfrutó en la 2015-2016. El año pasado cerró el curso cerca de los 2000′.

A las edades en las que hay que dar el paso, dejar de ser un juvenil para convertirte en profesional, un jugador necesita jugar. Por eso es muy difícil mantener el tipo, quedarse fuera de mil y una convocatorias y creer en que tu momento simplemente va a llegar. Hay muchos que salen cedidos, pero hay quienes aprenden más en silencio, a la sombra, teniendo como profesor a los mejores. Y en el Atlético, posiblemente el equipo con mejor sistema defensivo de Europa junto a Juventus y Chelsea, el equipo con mejor rotación de sus centrales, es harto complicado pasar de la nada al todo en la zaga. A Lucas, esa transición le ha llevado más de dos años. De pasar de cubrir a delanteros de futuro en la Youth League a frenar a Luis Suárez y bailar con Morata. Esa paciencia que no ha sabido tener su hermano, Theo, que incluso habría quemado etapas más rápido que el propio Lucas ante la soledad de Filipe en el costado siniestro.

Lucas anoche volvió a ser titular, jugando a la izquierda de Godín. Tener un central zurdo a día de hoy es un privilegio. Hay algunos diestros, como el propio charrúa, que actúan mejor en el perfil cambiado. Pero no muchos. Tener a uno como Lucas, a su edad y con sus condiciones, asegura, si nada se tuerce, más de 10 años de uno de los puestos más cotizados del mercado bien cubiertos.

Su duelo ante los londinenses no fue el mejor y perdió la marca con Morata en el tanto del empate (aunque provocó el penalti que anotó Griezmann), pero como el resto del equipo. Anoche el Atleti no fue el Atleti. Errático en el despeje, torpedeado en la salida, embarullado en área propio. Justo eso que no se veía desde que el del traje negro está en la banda. Una noche en la que se juntaron varias cosas y en la que enfrente estaba el Campeón de la Premier con uno de los delanteros más en forma del panorama y un mediapunta belga que cuando ha estado sano y sin lesiones se ha sentado a comer en la misma mesa que Messi y Cristiano.

Fotografía: David Ramos/GettyImages.

 

COMENTARIOS

Related Articles

Stay Connected

4,916FansMe gusta
28,154SeguidoresSeguir
1,120suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles

Los orígenes de la hermandad rojiblanca

A lo largo de los años, ha habido varios modelos de la camiseta del Atlético de Madrid, pero las variaciones han sido históricamente más...

Nunca dejes de creer

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com