33.6 C
Madrid
miércoles, 10 agosto 2022

La Copa es bonita, pero podría ser preciosa

OPINIÓN. Vivimos tiempos de televisión. Lo que no entra en la programación debe desaparecer y más en lo que se refiere a los deportes mayoritarios. La ubicación de la Copa en las fechas que dejan liga, Champions y selecciones, con el formato de doble vuelta y sobre todo en las épocas más frías del año, hace que esta competición quede muy devaluada y que se vea demasiado plástico (o cemento según la categoría) en los estadios.

Cada jornada de copa es un reto para los aficionados. Todo está en contra. Horarios, partidos irrelevantes por remontadas imposibles, alineaciones con suplentes y canteranos, precios en ocasiones prohibitivos… Incluso las temperaturas parecen alinearse en contra del espectáculo.

Nadie ayuda ni busca incentivos. Televisiones, federación, liga, clubes, jugadores… sólo piensan en la final y en la notoriedad de esta, antes que en el resto de la competición. En otros países las gestas de equipos humildes son motivo de celebración y expectación, mientras que en España aquellas finales entre Betis-Osasuna o Mallorca-Recreativo se recuerdan como un paso atrás o algo que no se debe volver a repetir.

Es más, la UEFA y las Federaciones nacionales, con objeto de potenciar la Champions League, eliminaron la antigua Recopa (Copa de Europa de Campeones de Copa) y nunca se han decidido a premiar a los campeones de esta competición con una participación en la máxima competición continental.

Y pesar de todo, este torneo sigue manteniendo su atractivo para los aficionados y no se resigna. Al contrario, se subleva. Esta eliminatoria nos ha mostrado las gestas de Formentera, Numancia, Cádiz y Lleida además de los malos ratos que causaron Fuenlabrada o Elche, entre otros.

- Publicidad -

Ese es el momento grande que llama a los aficionados. El momento en el que David acierta con la honda y tumba (o al menos hace dudar) a Goliath. Son tiempos de grandes desigualdades en presupuestos, traspasos e impacto mediático y lo cierto es que resulta un soplo de aire fresco que se puedan dar momentos de igualdad entre modestos y gigantes acortándose así las siderales diferencias que les separan.

La Copa además de igualar, penaliza al equipo, entrenador o jugadores que no la se la toman en serio, con todas las consecuencias y en ocasiones premia la ilusión y la entrega, como mostró el año pasado el Alavés llegando a la final.

Es momento de apostar por esta competición en su conjunto y no sólo por su último partido: la gran final diseñada y reservada para unos pocos. A buen seguro,  un sorteo puro y eliminatorias a un partido, traerían  más beneficios a largo plazo. No tengan miedo a los equipos pequeños y a eliminatorias con resultados más impredecibles. No sería bonito, sería precioso.

COMENTARIOS

Jesús Prieto Andérica
Hace tiempo que sé que nunca seré periodista, pero me encanta ir al fútbol, verlo y sentarme con tranquilidad a pensar lo que ha pasado y por qué. Lo que salga de ahí y si sirve a alguien... ufff, eso es otra cosa.

Related Articles

Stay Connected

4,916FansMe gusta
28,154SeguidoresSeguir
1,120suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles

Los orígenes de la hermandad rojiblanca

A lo largo de los años, ha habido varios modelos de la camiseta del Atlético de Madrid, pero las variaciones han sido históricamente más...

Nunca dejes de creer

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com